.

17 jun. 2012

Discurso de los alumnos en la ceremonia de clausura


















Texto: Luis Álvarez Núñez
Lectura: Miriam López Larrosa
Foto: María Martul

Estimado decano de la Facultad de Comunicación, directoras del postgrado, coronel Navas, distinguidos ponentes, queridos compañeros e invitados.
Se acabó. Los viernes vuelven a ser viernes y los sábados, a menos que nos lo impidan otras obligaciones, días en los que podremos arañar más minutos al despertador.
La costumbre, que a veces es muy traicionera, empuja a iniciar el discurso con frases hechas como ‘aquí acaba una etapa importante de nuestra formación’ o con hipotéticas esperanzas de futuro.Pero, si no recuerdo mal, fue Carlos Fuente quien nos insistió en evitar los tópicos. Así que se acabó. Pero eso sí, después de estos tres meses acortando el fin de semana que espero que nos hayan dejado algún poso.  Al menos yo no puedo pasar por delante de un edificio oficial sin sacar punta a la colocación de las banderas. Pero no maldigo por eso a José Luis Delgado, un dandy capaz de hablar durante cuatro horas de protocolo
sin despeinarse y con una sonrisa en los labios. Y de desvelar curiosidades, recordaba Alba esta semana, como el tratamiento de excelentísima de la Virgen de la Almudena, que antes de llegar Carme Chacón al cargo, ya mandaba las tropas con el rango de capitana general. O que Valencia no es solo una ciudad española.
Todos los ponentes que hemos tenido el lujo de escuchar en estos meses no solo nos han dejado anécdotas y pinceladas de lo que ocurre entre las bambalinas del protocolo. Y sería un error por nuestra parte quedarnos en las simples anécdotas. Aunque hoy prefiero desterrar la teoría y recordar algunas de ellas. Con José Luis Delgado entendimos el intrincado territorio del protocolo oficial. Pero también, como
apuntó Berta, que el señorito no es solo un personaje de las películas de Gracita Morales. Con Rafael Vidal
comprendimos los enunciados del real decreto 2099/83, nos mostró la Administración por dentro y pudimos contemplar las maravillosas vistas desde la azotea del edificio de la Diputación. Salvador  Peña nos enseñó que las puñetas son algo más que simples palabrotas y que los reposteros, en protocolo, no son dulces. Y Enrique Pena nos mostró en Palexco de cuántas maneras se puede aprovechar un mismo espacio. Después llegó Carlos Fuente. Con él aprendimos que la creatividad se esconde en una caja de quesitos. Juan de Dios Orozco nos demostró, recordaba Jenny, dando saltos de rock sobre la palestra, que en el protocolo también se suda la camiseta, que no tiene fronteras y que una tarjeta de visita no significa lo mismo en España que en China. Lamento no recordar su nombre, pero un diez para el trabajador de la rotativa de La Voz de Galicia, que se desvivió para explicarnos el proceso de impresión del periódico aunque el tiempo fuera escaso. Después llegó Mar Castro. Algunos ya traíais referencias de Pontevedra. Sabíamos que, a veces, los pies cantan… pero que hablen...  eso  es el no va más. Gracias a ella ahora puedo ver que algunas de vosotras no estáis bien sentadas. Sandra nos hizo darnos cabezazos contra el muro de Facebook hasta que nos dimos cuenta de que las redes sociales son una plaga incontrolable. Y con Fernando Ramos aprendimos a respetar a los periodistas y sus raras costumbres. Y a no inclinarnos, con respeto, eso sí, ante los miembros de la Casa Real, incluida la hija de Ortíz. Pancho Tristán nos juró y perjuró que la fábrica de Ence ya no huele ni contamina y nos dio una clase magistral de terminología inglesa para referirse a las relaciones externas de la empresa. Coronel Navas, gracias por abrirnos el complejo terreno castrense.
¿Y qué decir de las codirectoras? Teresa nos acompañó a La Voz de Galicia y a surfear la ola de Los Cantones, alias sede de la Fundación Novacaixagalicia… o como se llame. Y Olga…por más que  amenazó desde su primera clase, aún es hoy el día en el que no le he visto sacar el látigo. Con ella aprendimos algo más que buenas maneras. Nos enseñó que una coma en el lugar adecuado puede cambiarlo todo e insistió día tras día en la importancia de los detalles. Y recordad, sobre todo, que nada es casual  si hay protocolo de por medio.
En fin. Esto se acabó. Y no sé si a vosotros os pasa. Pero a mí se me ha hecho corto. Tal vez no hemos tenido todo el tiempo del mundo para conocernos mejor pero, quién sabe, puede que el camino que sigamos a partir de hoy nos vuelva a reunir algún día. Pero hoy toca celebración. Porque este diploma es testigo de un conocimiento que estoy segura de que nos va aportar mucho en la vida. ¡Y porque el fin de semana vuelve a ser fin de semana! Mucha suerte, a los que tenéis un trabajo para mejorar en él y progresar cada día. Y a los que no lo tenéis, para encontrar el mejor camino. Porque esto, profesores, amigos, compañeros, esto se acabó. Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario