.

22 jun. 2017

Acto de clausura del curso de protocolo y comunicación. Discurso de los alumnos

Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña


El acto de clausura del VII Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa se celebró en la Universidad de A Coruña. El decano de la Facultad de Comunicación, Luis Herández, presidió el acto, en el que también participaron la directora del curso, Olga Casal, y el ponente invitado, José Gerardo Fernández Bragado, director de Intereconomía Radio.
Tras recibir sus diplomas, los alumnos Nadia Vicente y Álvaro Pardo pronunciaron una palabras en representación de sus compañeros. El que sigue es el texto íntegro:

video


NADIA
Señor decano de la Facultad de Comunicación, Señor Don José Gerardo Fernández Bragado, directora, compañeros y compañeras… Buenos días.
Hoy nos toca a nosotros dar la lección en representación de todo el grupo.

Estamos un sábado más en esta facultad, pero esta vez menos temprano que de costumbre, lo que es de agradecer, como llevamos haciendo desde el pasado mes de marzo.

Hoy, 3 de junio de 2017, hemos venido a cerrar un año académico más, y ya es el 7º para este Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa.

Siete años de magníficos profesionales y docentes que han sabido, una vez más, transmitirnos todos sus conocimientos en las distintas materias. Siete  años en los que seguro habréis recibido a muchos alumnos capaces de haber preparado un discurso infinitamente mejor que el nuestro.

Pero también siete años en los que seguro habréis sumado anécdotas con nuestra presencia, porque al igual que en esta promoción, habrán llegado aquí personas de distintas áreas profesionales y geográficas, con diferentes personalidades y preferencias, pero claro está, con un interés común, que nos ha traído cada fin de semana con gusto a ampliar nuestros conocimientos en la materia que ocupa este curso.

Todos pertenecemos a la séptima promoción, y en un arrebato de originalidad, nos aventuramos a mencionar  los siete tips de un buen EXPERTO EN PROTOCOLO


Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña


1- Nociones básicas de arquitectura.
Y aquí es donde dos de nosotros sobresalimos en formación, ¿verdad Manuel? Y sí, un experto en protocolo tiene que tener claro que una casa no se empieza por el tejado y que, claramente, la base de una construcción sólida está en los cimientos. Pues en la organización de eventos sucede lo mismo, nuestros cimientos son los objetivos del acto, y a partir de ellos, saldrán los pilares y columnas que soportarán la estructura general del evento.


 ÁLVARO
2- Sacar al gallego que todo especialista en protocolo lleva dentro, aunque pertenezca a la mismísima  Hermandad de Triana.

No solo un profesor ha hecho mención a este tópico, pero hay que reconocer que los gallegos tenemos la fórmula mágica y la capacidad inigualable de contestar correctamente dejando a nuestro interlocutor sin réplica. Así es nuestro “depende”, esa fórmula mágica,  esa palabra que sirve para responder a prácticamente el 80% de las preguntas que puedan surgirnos durante la organización de cualquier acto.


Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña



NADIA 
3- Tener las matemáticas frescas.

Un experto en protocolo tiene que tener siempre clara la definición de las “magnitudes inversamente proporcionales”. Porque como bien nos han enseñado, la magnitud de los problemas que crea un invitado durante el acto, será inversamente proporcional a la posición de importancia que ocupe en la presidencia del mismo, esto es: “el que es importante no crea problemas y el que los crea no es tan importante…”

 ALVARO
4-  Keep Calm and, take it easy!

Habrá situaciones en nuestra vida laboral en la que los invitados, superiores o compañeros nos saquen de nuestras casillas. Cuando se dé esa situación, recordad las recomendaciones de Mar Castro para antes de subir a la palestra, apretad los puños fuerte e id soltándolos poco a poco, respiración diafragmática, inspirad por la nariz y expirad por la boca o simplemente, si es posible, iros a dar un paseo.


NADIA
5-  Ojo al momento “Comercio y Bebercio”, no pequemos de gula.

En todo acto que se precie, lo que más gusta y lo que en ocasiones más conversaciones fructíferas genera es el ya famoso momento “del comercio y el  bebercio”, tantas veces pronunciado por Olga en clase. Pero cuidado, Rafael Vidal nos recalcó en nuestra visita a la Diputación que no es necesario recurrir siempre a un picoteo, aunque en una ocasión, unos cafés y unos churros le hicieron perder toda su credibilidad.


Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña

ÁLVARO
 6- Ser cauteloso.

Hay que tener cuidado con absolutamente todo, un simple escenario descuidado, nuestra postura, nuestra vestimenta… TODO COMUNICA, y no sabes cuando algo puede sacarte los colores. Chicos hay que ser comedidos, y recordad, ¡MENOS ES MÁS!


NADIA
7- El tiempo.

Olga nos enseñó que el tiempo es una de las herramientas más importantes a la hora de organizar un evento. Saber gestionarlo es un don que muy pocos poseen. Muchos se dedican a malgastarlo, pero como alguien dijo alguna vez, “la puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno”.
Ya sabemos que la puntualidad en nuestro país brilla un poco por su ausencia, pero debemos controlarlo, aunque en clase ya nos hayan recriminado 10 minutillos más del café.


Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña


 ÁLVARO
Dejando atrás este momento de creatividad, la verdad es que hemos sido afortunados por haber encontrado esta oferta formativa, y desde esta posición, queremos y debemos agradecer al Aula de Comunicación y a la Universidad de A Coruña por crear y apostar por esta iniciativa.

Es increíble ver como pasan los meses cuando se está bien, a pesar de que, con el permiso del señor decano, las sillas del aula 2 no son demasiado ergonómicas, pero no hablamos de comodidad física, en este caso nos referimos a algo mucho más global.

Nuestra querida Olga nos advertía a principio de curso con un tono entre jocoso y amenazante: “de este curso han salido parejas, pero también se han roto, se han creado amistades e incluso relaciones profesionales”. Ojalá esto último suceda. Lo que sí  está claro es que, no solo ha sido un placer disfrutar de la presencia de un equipo docente de esta categoría, también lo ha sido compartir más de ocho horas semanales con nuestros compañeros, que han añadido valor al curso con sus experiencias y, como no, con su amistad. Un intangible que, junto con todos los conocimientos adquiridos, siempre recordaremos.

Muchas gracias, de corazón a todos nuestros profesores de estos meses, a nuestros compañeros y, por supuesto, a Olga por coordinar esta actividad con tanto cariño y entusiasmo.

Sólo nos queda recordar que “no hay meta inalcanzable, sino gente que se cansa a mitad de camino”. Nunca abandonéis el entusiasmo que os caracteriza y, por supuesto, ¡QUE VOLVAMOS A VERNOS!

GRACIAS
MUCHAS GRACIAS

NADIA AL FINAL DE LOS APLAUSOS DICE ALGO COMO: “Ahora nos gustaría entregarle a Olga un pequeño detalle por su trato con nosotros”

Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña







19 jun. 2017

La gestión del tiempo en la organización de eventos. Una experiencia personal

protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Mónica Bastos

La Real Academia Española define la palabra tiempo como la “Magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro, y cuya unidad en el sistema internacional es el segundo.” He de añadir, como organizadora de eventos, que el tiempo es tu mayor adversario. Como no lo controles, el evento, cualquiera que sea, sufrirá al igual que tu marca.

Estoy totalmente en desacuerdo con la frase “cuantas más horas se dediquen a la organización del evento, mejor saldrá”. Cualquier evento requiere para su organización un periodo de tiempo que debe de ser gestionado satisfactoriamente.

Es primordial cumplir tajantemente las programaciones establecidas a través de las siguientes herramientas: un calendario de gestión de tiempos, un plan de gestión de tareas si trabajas en equipo, un plan de redes y un plan de comunicación. La experiencia ayudará a que estas programaciones sean lo más realistas posible. Tampoco debemos olvidarnos de dejar un partida en el plan de gestión de tiempos para lidiar con urgencias. ¡Murphy está ahí acechando y los días no aumentan sus horas!

He sido la responsable de secretaría técnica de dos ediciones del mismo congreso. El tiempo dedicado al primero fue un 40% mayor que el segundo y no por ello salió mejor. Desde el área de la que fui responsable la mejora se realizó en la gestión del tiempo: saber distinguir entre importante y urgente, y delegar.

En ambos congresos se creó un calendario de gestión de tareas que ayudó a marcar la línea en la organización. No se cumplió plenamente y se convirtió en un reto a conseguir en la siguiente edición, ya que las tareas que sí siguieron su programación se cumplieron excelentemente y se notó la diferencia en comparación con ediciones previas . Las primeras acciones que se llevaron a cabo desde secretaría fueron las importantes, esto permitió el desahogamiento de estrés creado por las acciones urgentes. Había tiempo para hacerles frente.

El calendario de gestión de tiempos también ayudó a identificar la necesidad de personal de apoyo.

protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Cuando las acciones se reparten entre diferentes agentes son importantes las reuniones, al menos semanales, de puesta a punto. Esto permite estar al día de las acciones de tus compañeros y,  también, desatascar con cierta agilidad problemáticas, que si no fuera por soluciones proporcionadas en estas mini reuniones, se enquistarían. Debido a que la mayoría del equipo tenemos otras funciones, estas reuniones de puesta a punto se realizaban los lunes previos al comienzo de la jornada laboral y tenían una duración de entre 20 y 30 minutos. Espacio de tiempo ideal para que no haya dilaciones. Me gustaría indicar que dependiendo del estado del proyecto, la lideración del mismo iba pasando a diferentes miembros. Es decir, los miembros del comité ejecutivo lideraban en el proceso de creación del programa, seguidos por los miembros de finanzas. Una vez el programa y las finanzas estuvieron encauzados, fue secretaría quien tomó las riendas tanto de la parte técnica como de la parte de comunicación.

protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Es importante que los miembros del equipo lleven adelante la parte en la que se han comprometido y ayuden a sus compañeros cuando no ponga en riesgo sus funciones. Las reuniones semanales ayudan a identificar las áreas comprometidas y realizar un esfuerzo en conjunto para su subsanación. Nuevamente, hablamos aquí del ahorro del tiempo. A veces, no es tu ayuda individual la que puede solventar el problema de tu compañero. Cuando hay un equipo hay una responsabilidad en conjunto.

Todo lo apuntado en los párrafos anteriores ayuda a gestionar el tiempo previo al comienzo del evento. Durante el acto, el tiempo marca el éxito del mismo y la escaleta o cronograma es una herramienta imprescindible que debe seguirse exhaustivamente.

El evento comienza por las acreditaciones; es imprescindible que haya un número suficiente de asistentes en este momento crítico. La inauguración, bajo ningún concepto, deberá retrasarse debido a la acreditación. Un buen comienzo augura un mejor final. Otro factor fundamental es el control de tiempos durante el evento. La organización debe de ser muy puntillosa con los conferenciantes sobre la importancia del respeto a los tiempos y deberán apuntar a un controlador que informe al conferenciante sobre la finalización de su conferencia. Que un conferenciante se explaye significa, por un lado, la falta de respeto hacia los otros conferenciantes que tendrán que, en consecuencia, reducir su intervención, y por otro lado, el aburrimiento de los asistentes, por tan larga charla.


El tiempo existe y marca la diferencia de tu acto. ¡Tenlo en cuenta!

protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

6 jun. 2017

Ceremonial y Protocolo, una colección que se presenta en la Feria del Libro de Madrid


El sábado 10 de junio a las 10 de la mañana se presentará en la Feria del Libro de Madrid la colección "Ceremonial y Protocolo", que consta de 35 volúmenes especializados en diferentes aspectos de esta disciplina.

A continuación, los autores firmarán sus libros en la caseta 207 de Editorial Síntesis.

La colección está dirigida y coordinada por la catedrática de la UNED Dolores del Mar Sánchez, que presentará la colección junto a Olga Casal, María Gómez y Carlos Medina, además del representante de la editorial.

Los libros publicados se pueden adquirir en diferentes formatos a través del siguiente enlace:

25 may. 2017

¿Qué papel juega la imagen gráfica en la organización de un evento?

 Resultado de imagen de tokio 2020

Post de Maribel Fernández

¿Qué papel juega la imagen gráfica en la organización de un evento? Sin duda alguna, la comunicación visual es clave para dar forma y visibilidad a actos de toda índole. Ya sea una Entrega de Premios, un Team building o una convención, contar con una marca gráfica es una solución sencilla y de bajo coste que se rentabilizará al 100%.


La creación de esta marca añade relevancia al acto y nos ayuda a alcanzar el objetivo del acontecimiento transmitiendo la personalidad de la entidad organizadora y la suma de ideas y mensajes que queremos que quede grabada en la mente de nuestro público. Por esta razón, debemos confiar su creación a profesionales como diseñadores gráficos o agencias de comunicación.

La marca debe estar dotada de originalidad, creatividad y capacidad de crear impacto a través del uso de colores, tipografía e imágenes. Además, debe ser versátil para aplicarse en distintos formatos impresos y digitales, ya que explotaremos su uso de principio a fin. Un evento, en sí, tiene una vida corta, pero la imagen es la que se perdura en el tiempo.

Antes, durante y después

Para empezar a publicitar el evento, su identidad encabezará las invitaciones, ya sean en papel para enviarse por correo o en formato digital para ser enviados por email. También estará presente en toda la cartelería; en ella se añadirá la información relevante, como el tipo de evento, la fecha y lugar. Se ubicará en sitios físicos estratégicos y/o en medios digitales, como la web del organizador y redes sociales.

Una vez llegado “el día D”, el poder de la imagen gráfica se maximiza y se convierte en uno de los protagonistas, crear escenarios en los que tendrán lugar las experiencias de los asistentes, personalizando el ambiente y los espacios.
Para delimitar las zonas, aplicaremos la imagen en elementos de señalética. Estos pueden ser puestos tanto en interior (roll up, photocall, vinilos, etc.) como en exterior (banderolas, totems, carteles, etc.) Si contamos con un escenario podemos usar un plotter en cartón pluma como fondo, decorar la mesa presidencial o el atril de intervenciones.


 Resultado de imagen de open day escenario

Podemos identificar y distinguir a los invitados/participantes, al equipo humano organizador y a los ponentes (en caso de congresos, por ejemplo) con credenciales diferenciadas por colores. También imprimiremos nuestro branding de evento en el programa del acto o figurará en la app del mismo.

Y como cierre del evento, entregaremos material gráfico de apoyo, como un catálogo comercial, una memoria institucional o regalos de tipo merchandising etc. Existe todo un sinfín de posibilidades que ayudarán a que nuestra marca  se luzca y deje huella.


Por tanto, contar con la imagen gráfica que identifique a nuestro evento, no solamente le da presencia, sino que lo fortalece, sirve como herramienta de organización y, fundamentalmente, mejora la experiencia.

10 may. 2017

Los eventos en el marketing experiencial

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña


Post de Silvia Romero

En un mundo en que los consumidores están saturados de mensaje publicitarios y promociones de marketing, mensajes que se transmiten de una manera unidireccional, de la empresa hacia las masas en un monólogo que no admite respuesta, no podemos negar la importancia y el éxito que están adquiriendo las nuevas herramientas de comunicación que consiguen transmitir el mismo mensaje, pero de una manera mucho más atractiva y agradable para el consumidor.

Esta efectiva forma de comunicación, se consigue con las IMC (Comunicaciones de Marketing Integradas), que tratan de coordinar de forma efectiva todas las herramientas de comunicación dentro del mismo programa de marketing, para maximizar el impacto del mensaje.

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña


Una  herramienta útil para una estrategia de comunicación efectiva son los eventos, que podríamos definirlos como  “Actos presenciales – organizados y planificados dentro de la estrategia de comunicación de marketing de una organización – con el fin de trasladar un mensaje sobre sus productos, marcas o sobre la propia organización, a un público objetivo, para provocar una respuesta, o para reforzar, crear o modificar una actitud, a partir de la experiencia del público”. (Galmés, 2010).

Por tanto, los eventos de comunicación de marketing son una herramienta importantísima para el marketing experiencial. Debido a la interacción que permiten, utilizando la experiencia para comunicar el valor de marca, crear nuevas o mejores relaciones interpersonales,  probar y vender productos, se han incrementado notablemente el número de eventos de marketing para atraer al consumidor de una manera no invasiva, diferente y mucho más seductora, ya que le da la oportunidad de formar parte una experiencia atractiva.

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña


Esta experiencia que se lleve el consumidor será el resumen de cómo el público objetivo habrá entendido el mensaje  del evento, lo que condicionará sus comportamientos con respecto a la organización. Por ello, y cada vez más, las organizaciones se dan cuenta de los beneficios que las relaciones interpersonales con sus públicos les reportan, entendiendo la importancia de los eventos como experiencia de marca y dándole mayor protagonismo a la realización de eventos corporativos.
A través los eventos corporativos, definidos como “actos en vivo organizados en función de los intereses comerciales o empresariales de la organización para trasladar un mensaje a un público concreto y provocar una reacción”, conseguimos esta interacción, que ha de ser positiva, con el consumidor. Son comunicación en vivo.

Desde el punto de vista de la organización de un evento, debemos procurar que la experiencia no solamente transmita el mensaje deseado de forma positiva, sino que además sea una experiencia única, que el consumidor se involucre y participe en el evento activamente. Que lo seduzca, lo disfrute y, posteriormente, lo recuerde. Y que lo cuente.

Pero para que el evento tenga el éxito esperado, debe cuidarse hasta el más mínimo detalle. Nuestro público objetivo sólo tendrá una primera impresión de nuestro evento, de nuestro producto, nuestra marca, en definitiva de nuestra organización. Y por ello, debemos cuidar los detalles, pues serán los que nos ayudarán a transmitir el mensaje deseado. No está de más recordar que lo que no emociona, no se recuerda. Y para emocionar,  todo cuenta: el lugar de celebración, la amabilidad del personal, el decorado acogedor, la ordenación de las personas, los colores agradables, la iluminación, la música,… todo cuenta, porque todo comunica.

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Absolutamente todo en un evento está pensado para trasmitir un mensaje, y para llegar al público, para llegar a las personas. Porque nuestro público, nuestros consumidores, son personas, que se aburren, se alegran, se contienen, se involucran, se divierten,  sienten: se emocionan.

De ahí que la clave del éxito de un evento, sea aquel en el que el público entienda nuestro mensaje, pero donde no es un mero espectador, sino que se sienta  protagonista, que lo cautivamos y logramos que participe en la experiencia con todos los sentidos. Que no se le olvide fácilmente porque ha vivido una buena experiencia.


Cada evento es único e irrepetible, y la experiencia de vivirlo, emocionar al público por  formar parte de él, crear un recuerdo positivo transmitiendo el mensaje que deseamos a través de un impacto emocional, será lo que logre provocar una reacción positiva en nuestro público, y ese debería ser nuestro principal objetivo como organizadores de eventos.

La estrategia online

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña
Post de Sara Outeiral

Cuando “seguimos” a una marca u organización en las redes sociales, lo hacemos por diversos motivos: porque publican contenido de nuestro interés, por su actualidad, por ofertas o promociones interesantes, por la actualización de sus productos, para conocerla más de cerca, por su SAC, para interactuar con ella, para mostrar públicamente nuestra cercanía…

Pero, ¿por qué estas empresas u organizaciones deciden centrarse en cada una de estas acciones? La respuesta reside en la “Estrategia online” que deciden llevar a cabo para intentar alcanzar los objetivos que se han marcado y la táctica que utilizan para conseguirlos.

La Community Mannager encargada de realizar dicha estrategia debe medir con delicadeza todos los contenidos que transmite en las redes, ya que un mero error puede condicionar la estabilidad y reputación de su empresa.
Además, para situaciones “incómodas” debemos tener trazada una “Gestión de crisis” con la cual podremos responder en tiempo y forma pues, con un trabajo previo de análisis de nuestra organización, siempre resolveremos más eficazmente cualquier tipo de obstáculo al que nos podamos enfrentar.

No hace muchos meses, nos encontramos con una polémica en Twitter entre la marca Hero Baby y la periodista Samanta Villar. Esta última acababa de ser madre, publicando posteriormente que su calidad de vida se había visto agraviada.
Como marcas que se dirigen a este tipo de público, ¿creéis adecuado un “ataque” a dicha mujer por su opinión sobre la maternidad?


Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña


La Community Mannager no debe criticar de forma tan directa a un/a posible cliente ni opinar sobre una cuestión donde, como en este caso, pueda verse dañada su buena reputación.



Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Muchas lectoras pensábamos que la periodista había iniciado dichos tuits, pero con solo unos clicks podemos comprobar que la empresa o su Community Mannager empezaron la crisis en la cual, si muchas consumidoras no conocían su punto débil, ahora había quedado al descubierto.

Es en este momento cuando me gustaría analizar brevemente esta temática:
Desde una perspectiva de posible consumidora, la estrategia online por parte de la empresa, no fue ni mucho menos la adecuada, faltando al respeto a una mujer por su forma de vida. Y esta última al verse señalada, ha puesto de manifiesto una debilidad que a muchas nos haría no volver a confiar en su producto. Como mujer, me siento agredida con dicha crítica hacia Samanta, ya que creo que sí, durante la maternidad perdemos calidad de vida; pero no entendamos mal la cuestión, es evidente que aún en la mayor parte de hogares es la mujer la que se encarga de las labores diarias de su familia y aún más, las que también trabajan fuera de casa, pues su jornada laboral termina siendo de 24 horas. No se cuestiona lo especial que es ser madre, sino la sociedad heteropatriarcal en la que nos encontramos.

Para no ser nosotras las que forcemos estas situaciones, debemos seguir rigurosamente la “Estrategia Online” y lo valores de nuestra organización. O, ¿sería intencionada la ofensa de dicho tuit?


La aguja y la paja

Post de Mónica Bastos

Los Mayas pronosticaron que en el 2012 el mundo llegaría a su fin y se equivocaron. Cierto es que podemos afirmar este error, ya que tú estás leyendo esta entrada que yo estoy escribiendo.
Pero realmente, si vamos más allá del año y del tipo de destrucción que predijeron, sí podemos darnos cuenta que el mundo en cierta medida y por esos años llegó a su fin; al menos de la manera que lo conocíamos.

La llegada de la cámara engendró un fenómeno que está en plena etapa de adolescencia; en una auténtica turbulencia hormonal. Este fenómeno no es otro que el de la imagen y el uso de la misma. Hemos pasado de la época en la que solo algunos privilegiados podían permitir ponerse delante de una cámara a una etapa en la que las nuevas prótesis manuales, me estoy refiriendo al teléfono móvil, dejan inmortalizado hasta el más nimio de los momentos.

Hemos aprendido a posturear, a vendernos, cuidando celosamente nuestra imágen y la de nuestra empresa. Nunca antes habíamos estado tan expuestos, con tantos ojos acechantes esperando por un momento singular. Organizaciones y/o personalidades trabajan en en campañas metódicas para el logro de una imágen “marca” que a veces se ven afectadas por acciones puntuales.

Pongamos el ejemplo de Lisboa. Según el informe inmobiliario de la consultora PriceWaterhouse (PwC), Lisboa es una de las mejores ciudades europeas para invertir en ladrillo. La entrada en la ciudad sorprende con la cantidad de construcciones y atascos que te dan la bienvenida (foto 1); y que nada tienen que ver con la imagen utilizada para promocionar la ciudad (foto 2). Podemos añadir, que la creencia nos dice que los portugueses son muy trabajadores.






Obviamente para embellecer la ciudad es necesario sufrir ciertas incomodidades de reparaciones urbanísticas y, cómo no, la cámara está ahí para ser testigo.

La siguiente imagen fue realizada en los soportales de la Plaza de Comercio.


Desconozco la intención de este tipo de situaciones pero está claro, después de una pequeña inspección, que los participantes conocen el orden de protocolo y lo siguen, a pesar de no encontrarse en un acto oficial. Obviando la figura de la autoridad, nos encontramos con un ejemplo impar de ordenación protocolaria. El anfitrión, con atuendo diferente al resto de asistentes,  se encuentra en el centro de la imagen; lo acompañan en ambos sentidos, diferentes personalidades que siguen un orden jerárquico (6 4 2 1 3 5 7), tal y como podemos observar en el organigrama de los órganos de una organización de obra[2]:
1.    Anfitrión (obrero)
2.    Capataz
3.    Encargado
4.    Subcontratista/destajista
5.    Topógrafo
6.    Maquinaria
7.    Jefe de obra

Siguen un orden, una etiqueta y el acto se realiza dentro del horario de la jornada laboral. Por lo tanto, personalmente, creo que esta imagen vende la buena disposición de los funcionarios para llevar a cabo su labor.

No dejemos de vendernos. Las interpretaciones son personales y siempre hay que ver la aguja entre tanta paja.

26 abr. 2017

12 tips útiles para ser un buen Community Manager

12 tips útiles para ser un buen Community Manager


Post de Nadia Vicente

Como comenta Andreas Schou, consultor, profesor e investigador experto en redes sociales, “la clave del éxito en las redes sociales está en las personas y en las relaciones”. Por ello, la figura del Community Manager (CM) se convierte en un personaje central a la hora de conectar clientes existentes y potenciales en las varias redes sociales.
Así, es importante tener las herramientas necesarias para convertirse en un eficaz CM, dando los mejores resultados esperados y contribuyendo al crecimiento de la organización que representa.
Aquí van 12 tips para mejorar en la gestión del Community Manager:

SER COHERENTE: utilizar diferentes formatos a la hora de publicar en las distintas redes sociales, ya que cada una de ellas tiene su personalidad, pero siguiendo la misma línea comunicativa, pues un mismo usuario puede seguir a tu marca en más de una red social.

SER CREATIVO: innovar en la forma de comunicar, intentar impactar en los clientes potenciales, apoyándose en la creación de un storytelling.

SER RIGUROSO: el CM debe tener claro qué tipo de información va a comunicar, quiénes van a ser sus interlocutores, cuál va a ser el plan de trabajo semanal, periodicidad de la entrega de contenidos, contenidos a evitar, etc.

SER CURIOSO Y HUMILDE: para seguir aprendiendo de forma continua y así ofrecer un contenido más real, cercano, fiel y transparente de lo que se quiera transmitir.

SER HUMANO: Hacer saber que hay alguien al otro lado contestando dudas e informando novedades, siempre con un contenido de calidad, forjando una comunicación bidireccional, o en su caso, multidireccional.

SER PRODUCTIVO: hoy en día se exigen resultados a corto plazo, por este motivo hay que conocer y utilizar las herramientas necesarias para conseguir la máxima eficiencia en el menor tiempo posible.
SER GENEROSO: la generosidad es la base para crear relaciones sólidas entre la marca y sus clientes. Ayuda a los consumidores e interesados de tu sector y verás como generas confianza y tus productos ganan notoriedad. No olvides el impacto positivo que genera en una persona cuando una marca te ayuda desinteresadamente.
CONOCER LAS NECESIDADES DE TU ORGANIZACIÓN: el CM debe poder saber cuál es la contribución real a la empresa, el valor que genera a través de su actividad.
POSICIÓNATE: dar mayor protagonismo al blog, por ejemplo, te asegura una visibilidad en las páginas de búsqueda, que no te van a dar las redes sociales, aparte de convertirse en un contenedor atemporal para tus contenidos.
COMPARTE Y NO COMPITAS: convierte tus redes sociales un vehículo para crear vínculos que puedan resultar interesantes para tu empresa, así como mostrar una imagen de cercanía para tus clientes.
GENERA CONFIANZA: sé un apoyo fundamental a la hora de crear transparencia en lo que vende tu organización, reforzando la reacción que provoquen los productos o servicios que ofrezcas.
SER PACIENTE Y CONSTANTE: no olvides que los mejores se hacen esperar y que nada se gana si no se lucha por ello.

Las 5 R de la gestión de crisis

Las 5 R de la gestión de crisis

 Post de Nadia Vicente

Haciendo referencia a Kipling, en su poema titulado “Si”, podemos definir lo que es saber gestionar un momento de crisis:
Si puedes encontrarte con el triunfo y el desastre y tratar a esos dos impostores de la misma manera…”
Hoy en día es fácil experimentar las consecuencias de tus acciones tanto en el mundo real como, sobre todo, en el mundo 2.0: si lo haces bien, disfrutarás de tu buen trabajo; si lo haces mal, enseguida tendrás que lidiar con comentarios perjudiciales para tu “bienestar corporativo”.
Por ello, es imprescindible adoptar una serie de actitudes a la hora de enfrentarse a una situación de crisis: anticiparse a la crisis, prever los diferentes escenarios posibles, conocer tus capacidades y recursos, formar un equipo de gestión de crisis, elaborar los mensajes a transmitir y ser rápido en el tiempo de respuesta.
Será importante dar una respuesta efectiva ante dicha situación de crisis, ya que a veces un usuario descontento puede convertirse en un usuario satisfecho y en un futuro cliente.
Por tanto, en un contexto de crisis, será esencial adoptar una postura estratégica, que atienda a las 5 R:
Reducción
Controla bien a tus usuarios, sondeando sus inquietudes, sus demandas y sus percepciones frente a la crisis establecida.
Respuesta
Coordinando la comunicación tanto a nivel interno como externo, con suma calma se meditará bien el mensaje que se quiere transmitir. No será igual cuando se trate de un error de la empresa que si se trata de un bulo.
Reacción
Primeramente, sería imprescindible contar con un equipo específico de gestión de crisis, con un plan preventivo para hacer efecto a dicha situación.
Seguidamente, detectar en dónde está el problema.
Recuperación
Deberemos elaborar un plan de actuación que implique el análisis de la pérdida de prestigio y de clientes que hemos sufrido, como de aquellos usuarios que nos han seguido fieles.
Replanteamiento
Una vez subsanado el problema, es efectivo sentar las bases de un plan que recoja toda la experiencia acumulada en la crisis y así poder elaborar un adecuado plan de gestión para que no se vuelva repetir.
Finalmente, en palabras de Gaby Castellanos:
Las 5 R de la gestión de crisis