.

29 oct. 2016

Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de  A Coruña


Universidad de A Coruña, del 3 de marzo al 3 de junio de 2017

En el mundo de la globalización, donde tanto el mercado como la sociedad aprecian cada vez más el factor diferenciador, las empresas e instituciones eligen a profesionales que, a su formación y experiencia específica, puedan sumar conocimientos de protocolo, comunicación y gestión de la imagen corporativa, así como aptitudes y habilidades sociales que les permitan representar a la institución con dignidad y eficacia. 

La Universidad de A Coruña, en colaboración con AULA DE COMUNICACIÓN, ofrece la séptima edición del curso de posgrado PROTOCOLO, COMUNICACIÓN E IMAGEN CORPORATIVA, título propio de ESPECIALISTA reconocido con 25 créditos ECTS, que se imparte en modalidad PRESENCIAL  y en modalidad ONLINE, ambas con posibilidad de prácticas en empresas (sólo en España).


El tema principal de este programa es la simbiosis entre comunicación y protocolo como parte de la estrategia de construcción de la imagen corporativa o institucional, un programa formativo necesario para complementar la formación de los alumnos universitarios y de los profesionales del ámbito empresarial.

El contenido académico, que será impartido por profesionales altamente cualificados que cuentan con una dilatada trayectoria docente, se estructura en módulos temáticos:

Comienza con un módulo de iniciación destinado a sentar las bases de las relaciones institucionales, analizando la normativa legal y consuetudinaria que es de aplicación obligatoria en los todos actos oficiales y sirve de referencia a los actos organizados por la empresa. En los módulos siguientes, se profundizará en las técnicas de organización de eventos empresariales, como reuniones, visitas, negociaciones, congresos y banquetes, cuyas pautas es imprescindible conocer  para  proyectar una imagen corporativa o institucional sólida y competitiva, que, por otra parte, también debe ser adecuadamente gestionada a través de los medios digitales. Habrá un módulo específico que profundice en este novedoso campo, abordando temas como planificación estratégica, situaciones de crisis y medición de la reputación corporativa. Una visita a una institución pública, a un palacio de congresos y a un centro de celebración de eventos completarán el tema.

Aprender a relacionarse con los medios de comunicación, conocer su lenguaje y su funcionamiento es un aspecto fundamental de las relaciones entre la empresa y la sociedad. Pero la imagen de la empresa también se fragua a través de sus recursos humanos, por lo que el curso profundizará en varias facetas de las relaciones interpersonales, como la oratoria, la expresión escrita y el lenguaje no verbal. El complemento final viene determinado por un módulo destinado a explicar las pautas de comportamiento en el ámbito social y la adecuada gestión de la imagen personal de los profesionales.



DATOS GENERALES

TÍTULO DEL CURSO: Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Título propio de la Universidad de A Coruña

DIPLOMA QUE SE OBTIENE: Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa por la Universidad de A Coruña

EDICIÓN: Séptima

MODALIDADES: Presencial y Online

PRÁCTICAS: Prácticas extracurriculares en empresas radicadas en España. Son prácticas voluntarias pertenecientes al programa de la Fundación Universidad de A Coruña (FUAC)

EVALUACIÓN: Evaluación continua. Es obligatoria la presentación de un trabajo de fin de curso

CRÉDITOS: 25 ECTS

FECHAS: Del 3 de marzo al 3 de junio de 2017
                 Preinscripción: Del 1 al 10 de febrero de 2017

HORARIOS: Viernes de 16.30 a 21.00 h.
                     Sábados: de 9.30 a 14.00 h.

DIRECCIÓN: Teresa Nozal Cantarero, profesora de la Facultad de Comunicación 
                      Olga Casal, directora de Aula de Comunicación

AULAS: Facultad de Ciencias de la Comunicación
              Campus de Elviña. La Coruña

TASAS DE MATRÍCULA: 
Modalidad Presencial: 850 € (se pueden abonar en 2 plazos de 425 € c/u)
Modalidad Online: 775 € (se pueden abonar en 2 plazos de 387,5 € c/u)

BOLSAS: 4 bolsas, del 50% cada una


Nº ALUMNOS: Mínimo 30, máximo 60 (entre las dos modalidades)


Facultad de Comunicación. Universidad de A Coruña

23 jun. 2016

Los límites de la etiqueta


Post de Inés Muñoz

Todos sabemos lo importante que es sentirse cómodo y a gusto con uno mismo  a la hora de someterse al público, ya sea en el trabajo, en un evento especial, en un cena…
Cuando se acude a un lugar en calidad de invitado y la invitación al evento recomienda una etiqueta debemos cumplirla, ya sea porque estamos representando a nuestra empresa o porque no queremos ser el centro de atención en un evento en el que no somos protagonistas.
Cuando uno se representa a sí mismo, como por ejemplo, cuando nos graduamos en la universidad o en el colegio, debemos ser coherentes con nosotros mismos e ir como mejor nos sintamos, aunque siempre sometiéndonos a que se hable de nosotros como le pasó a este chico que se graduaba y al  que una periodista  le dedicó este artículo en la Voz de Galicia:


Este chico sintió la necesidad de no perder su esencia, rodeado de compañeros que, según comenta la periodista en el artículo, acudieron todos vestidos igual. Es cuestión de gustos…

Otra noticia que me llamó la atención es la de una niña que ganó un concurso de princesas vestida de perrito caliente:




A su vez hay empresas que se diferencian por su estilo juvenil, es decir, la vestimenta de sus empleados es todo lo contrario a lo que estamos acostumbrados. Si nos vamos a Ibiza por ejemplo, hay dos hoteles, Ushüaia y Hard Rock en los que sus empleados visten en pantalones cortos y están tatuados de pies a cabeza.

Para terminar lanzo una pregunta: ¿Dónde están los límites en la etiqueta? 

¡Cuidado, que te caes de la foto!

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de María Ulloa

En el mundo en el que vivimos tenemos una sobresaturación de información, nos pasamos el día escuchando la radio, viendo la televisión y sobre todo pegados a nuestros ordenadores, tablets y smartphones. A través de ellos nos llega información ingente de todas partes del mundo; la prensa digital y las redes sociales son una incesante fuente de información, principalmente en forma de  imágenes. Imágenes, imágenes y más imágenes; la fotografía es sin duda la fuente de información más inmediata en estos tiempos en los que nos falta tiempo para respirar. Muchas veces no nos molestamos ni siquiera en leer el pie de foto, pero la imagen ya ha quedado grabada en nuestra retina con tan solo un golpe de vista.

En el mundo de la organización de eventos y el protocolo, nos volvemos un poco obsesos del orden, lo ordenamos todo; nuestro trabajo en gran medida es el de hacer listas, listas de cosas, de tareas, de personas. Ah, pero todas esas listas infinitas han de estar muy bien ordenas. Y diréis, ¿para qué tanto orden?, ¿quién lo puede notar? Pues por supuesto, los cuatro o cinco apasionados del protocolo que hay repartidos por el mundo y todos los demás, también. Aunque quizás no seáis conscientes del desorden vuestro cerebro estará haciendo una interpretación de ese orden sin que seáis conscientes.

Os pondré un ejemplo, ¿quién no ha visto estos días alguna fotografía del saludo de la Reina Isabel II de Inglaterra desde el balcón del palacio de Buckingham por su noventa cumpleaños? Yo, lo primero que hice al verla fue comprobar si finalmente la reina había eliminado a su querido hijo el Príncipe Carlos de la línea sucesoria nombrando a su nieto el Príncipe Guillermo heredero a la corona británica. El pobre Príncipe Carlos, no aparecía en la fotografía, aunque, si estaba allí, no lo vimos.


Para vuestro consuelo, o no, os diré que la línea sucesoria británica no ha cambiado, pero estoy segura de que a muchos de vosotros se os habrá pasado por la mente la misma pregunta. Por lo tanto, parece que el orden que tanto menospreciamos, sí importa y que en este mudo de imágenes es mejor caerse, que al menos saldrás en la portada de todos los periódicos, que caerse…de la foto.

Discurso de despedida del curso Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa de la Universidad de A Coruña, 2016


Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Discurso de despedida de los alumnos del curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa de la Universidad de A Coruña, pronunciado por Patricia Vior y Jorge López en representación de sus compañeros. El acto tuvo lugar el 3 de junio en la Facultad de Comunicación, presidido por el decano José J. Videla, la directora del programa, Olga Casal y la ponente invitada, Doda Vázquez.

PATRICIA: Señor decano de la Facultad de Comunicación, profesores, amigos y compañeros…

Hoy finaliza el Curso de Especialista en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa y los módulos derivados de organización de eventos y habilidades de comunicación. Por tal motivo se realiza este acto y concluye así la sexta edición. La sexta. Sí, la sexta. Sin tener que pensar mucho, asociamos enseguida nuestra sexta a la Sexta, la de la televisión, la del 6 verde. Por eso se nos ocurrió llamar al Gran Wyoming para pronunciar este discurso de clausura. Se negó completamente diciendo que tenía otros planes y que no volvería a la universidad mientras estuviese el Plan Bolonia. Lo intentamos con Eva Hache. Ella tenía aparcado el tema de El Club de la Comedia. Ahora se dedica a cazatalentos en Got Talent. Desistió. Nos dijo que pensaba que hoy en día el ingenio y la capacidad no están en la universidad. Los karaokes y el reality show son los mejores caladeros de intelecto, y que lo del I+D+i está sobrevalorado. Por último, lo intentamos con Bertín; sí, ya sabemos que no está en la Sexta, pero como antes estuvo en la 1 y ahora está en la 5, simplemente sumamos 1+5= 6. La Sexta. Nos comentó que, para ir a su casa, éramos muchos; por lo que nos propuso venir él a la facultad. Preguntó si teníamos algún árbol o planta centenarios como su famosa parra. Le dijimos que no, pero que muy próximo a la facultad había un castro celta milenario. Nos respondió que él creía que O Castro y el Celta eran de Vigo, no de A Coruña. Con una carta amable, junto con un carnet de biblioteca de la Universidad de A Coruña dimos por finalizado el intento de contratación.

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

JORGE: Comprobamos fehacientemente que la televisión es la base de la cultura actual. Decía Groucho Marx, inventor junto con sus hermanos del mejor marxismo, que su cultura había aumentado desde que en su casa entrara un televisor. Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro. En definitiva, como no conseguimos a nadie, estamos hoy aquí dosrepresentantes de la verdadera Sexta, Patricia y Jorge, para todos aquellos que no nos conozcan. Este curso que ahora finaliza ha conseguido metas que parecían inalcanzables. Durante su desarrollo se consiguió que la máquina de café, artefacto imprescindible en cualquier facultad, volviese a funcionar y además correctamente, para felicidad de todos. Asimismo, nuestro curso ha inventado una nueva modalidad de estudio. Atrás queda el online y el presencial. El nuevo método es el Kínder, el del huevo. Explicamos el axioma: Durante todo el curso, visitas incluidas, una persona ha asistido en este nuevo modo. El método consiste en venir en el interior de una alumna matriculada en presencial. Teresa Chouciño, embarazada de cinco meses y su hija, son las pioneras del sistema. La criatura sabrá en su momento el ángulo, temperatura y colocación de la tetina del biberón ajustándose a una mesa con presidencia francesa o inglesa. De igual modo cuando entre en el nido de la maternidad trassu alumbramiento,sabrá colocar al resto de los neonatos con la precedencia que otorga la hora del nacimiento del mismo día.

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

PATRICIA: Umberto Eco comentó en su artículo ¿De qué sirve un profesor? como un alumno le interpeló con arrogancia a su profesor diciéndole: "Disculpe, pero en la época de Internet, usted, ¿para qué sirve?". Toda la información que Internet ofrece es inmensamente más amplia e incluso más profunda que aquella de la que dispone el profesor.” Eco recordó que el alumno desconocía un dato importante: Internet le dice "casi todo", salvo cómo buscar, filtrar, seleccionar, aceptar o rechazar toda esa información.
El sentido de esa relación sólo puede ofrecerlo la escuela. Por ello, gracias a cada uno de las profesoras y profesores que han hecho que ahora reflexionemos sobre estas cosas y otras muchas, tras haber insistido tanto en la previsión, el orden, la sonrisa y sobre todo en que “todo comunica”. Gracias a ellos sabemos que el protocolo son normas y formas, seguridad, imagen y comunicación; y la comunicación si se usa bien tiene efectos curativos. Porque, recordad, no saber expresarse, es como no existir. Aprendimos que un evento es como un edificio, necesita buenos cimientos y en su organización, menos, es más. Descubrimos que el que es importante no crea problemas y el que crea problemas no es importante. Así como, debemos recordar que nos reciben según nos presentamos y nos despiden según nos comportamos.

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

JORGE: Está claro, que éste ha sido un grupo marcado por la variedad, y sobre todo por el gusto. Nos hemos juntado tanto diferentes generaciones, como diferentes perfiles, todos con un mismo objetivo, conocer el mundo del protocolo y la comunicación corporativa. Seguramente que más de uno nos llamó o llamará raros cuando le digamos en qué nos hemos formado durante este tiempo; otros, disimularán diciendo “parece interesante” y un 5% estarán interesados de verdad. Pero todo apunta a que, si el día de mañana tienen que saludar al rey, jurar bandera, asistir a un acto o simplemente vestirse para una boda, seguramente se acuerden de nosotros y nos pregunten “y cómo era eso de…”. Compañeros, nos despedimos deseando que nuestras inquietudes se vuelvan a encontrar y, al igual que Bogart, presentimos que “éste es el comienzo de una gran amistad”.
Hasta siempre y muchas gracias.

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Nos gusta saber...(una reflexión sobre la comunicación interna)

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Teresa Chouciño



A todos nos gusta conocer la utilidad que tiene nuestro esfuerzo y dedicación. Además, como seres sociales que somos, también nos gusta formar parte de un grupo que comparte objetivos y metas.
Trasladando estas ideas tan sencillas al plano empresarial es fácil llegar a la conclusión de que una buena comunicación interna es necesaria e importante para promover un buen ambiente laboral y, de esta forma, mejorar la productividad de la organización.
Las empresas deben tener en cuenta que para cumplir con sus objetivos requieren de un equipo humano debidamente capacitado, informado y comprometido. En ese sentido, la comunicación interna cumple un rol fundamental. Sin ella, nada de lo dicho anteriormente sería posible. Además de tener una buena estrategia, hay que saber comunicarla a toda la organización, que la acepten y la hagan suya, para lograr una buena ejecución.
Podríamos definir la comunicación interna como aquella que tiene por objetivo transmitir todo tipo de información entre la dirección y los empleados, desde los empleados a la dirección y entre los propios empleados. Aunque es frecuente que se descuide este aspecto en las empresas, sabemos que en realidad es una práctica muy importante y a continuación veremos todas las ventajas que aporta.
En primer lugar, crea un gran sentido de pertenencia y mejora la motivación del grupo. Son conscientes de la importancia y el papel que cada uno tiene en la empresa y de que se cuenta con todos ellos para tomar posibles decisiones que determinan el futuro de la compañía.
Es importante que existan canales adecuados para la transmisión de la información. Puede realizarse a través de correos electrónicos, paneles informativos, reuniones, entrevistas personales… Según la información que se quiera transmitir habrá que elegir el más idóneo, pero teniendo siempre en cuenta que ninguna herramienta puede sustituir a la comunicación interpersonal.

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Además, el mensaje que llegue debe ser claro e importante para todos. La información debe ser veraz, accesible, transparente y honesta. De esta manera conseguiremos que todo gire en torno a beneficios verdaderos para los empleados y la organización.
Debemos fomentar la comunicación para estimular el intercambio de ideas y mejorar el aprendizaje de toda la organización. La productividad total de la empresa mejora cuando facilitamos el intercambio de información, sin mayores burocracias. Este intercambio también promueve la confianza y facilita la comunicación constante entre directivos y empleados. Todo ello se traduce en un buen clima de trabajo que, a su vez se refleja en un mejor servicio al cliente.
Permite que los empleados estén al tanto de los objetivos de la empresa y lo que deben hacer para contribuir al cumplimiento de estos. Del mismo modo, la dirección se nutre de nuevas propuestas que pueden mejorar la organización. Cada uno comprende su papel y es capaz de compartir y reaccionar tanto ante las alegrías como ante las malas noticias. Además, la adaptación a posibles cambios dentro de la organización por crisis internas o externas se realizará más fácilmente.
Esto se puede ver también en sentido contrario. Si no hay comunicación, los trabajadores se sienten aislados, pierden la motivación de grupo y el rendimiento empeora. Perciben que no se les tiene en cuenta para el futuro por lo que se vuelven menos responsables. La sensación general es que cada uno habla un idioma distinto y esto lleva a que las operaciones se realicen de forma desordenada, prestando un mal servicio al cliente.


Como decíamos al comenzar, a todos nos gusta saber… 

10 jun. 2016

El protocolo en muchas palabras

protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña


Post de Fernanda Fernández


            En protocolo no es fácil ceñirse a una única palabra clave. Tal vez, la más representativa  pueda ser la que hace alusión al  orden.  El término ordenha sido uno de los más repetidos y de los que más nos han ubicado para ser conscientes de que el protocolo es una disciplina práctica, enfocada y totalmente vigente en el mundo empresarial.

            Pero hay muchos otros vocablos, muy importantes ,que se acoplan perfectamente a la idea de orden/objetivo/protocolo: sencillez, seguridad, sentido común, costumbre, comunicación, inteligencia, dinamismo, disciplina, innovación, mesura, coherencia, discreción, respeto, ritmo, negociación versus imposición

            Definitivamente no hay nada obsoleto en el estudio y aplicación del protocolo. Es más, no se me ocurre nada más actual para aportarnos confianza y firmeza en nuestro trabajo diario, en nuestra vida cotidiana. No es necesario esperar a la organización de un gran evento, a la reunión con el cliente de nuestros sueños, a una recepción en la Zarzuela, a la boda de nuestra mejor amigaProtocolo ha de ser una magnifica referencia a la hora de comportarnos en nuestro día a día, en cada una de nuestras relaciones, en el normal devenir de nuestra cotidianidad personal y profesional.

            Protocolo es la búsqueda de un claro objetivo: la excelencia, y no me refiero aquí a Excelenciaen su acepción de tratamiento de respeto y cortesía que se da a algunas personas por su dignidad o empleo, tal y como nos indica la RAE y que debemos tener en cuenta en organización protocolaria, sino a la búsqueda  de mejora continúa, de ir más allá en conseguir ser mejores como personas y en nuestro trabajo.

            Excelencia que nos han transmitido todos los profesores que componen el claustro del curso de posgrado en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa, fundamentalmente porque además de las cuestiones técnicas inherentes a la materia, cada uno de ellos, en su medida y con su personalidad, nos han transmitido una disciplina creíble, dinámica  y con futuro. Aquella que nos empuja a ser mejores y a exigirnos más. Un modo de vida , de conducta al que, sin dudar, ¡me apunto ya!. La búsqueda de la excelencia, del sentido común, de comunicar acertadamente, de coherencia (vocablo y concepto fantástico que muy a menudo olvidamos), de ritmo, de autenticidad ordenada, de inteligencia protocolaria, termino éste último acuñado en la clase del profesor Juan de Dios Orozco y que particularmente me ha encantado. A cada uno de los actos de nuestra vida profesional (y personal) deberíamos ir inteligentemente preparados, armados para conseguir nuestros objetivos de manera auténtica y natural.


protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña
           
 Protocolo es autenticidad, pues, porque, incluso sus artificios, si los hubiera, han de responder a un porqué, a una costumbre o devenir de la Historia, a una poderosa razón que hace que nuestra elección por lo pomposo o lo forzado sea lo justo para ese momento y/o circunstancia.

El protocolo es respeto a los protagonistas y a los que crean y trabajan en cada uno de sus actos, desde el que preside hasta el último de los operarios, tan necesarios para la perfecta ejecución de los  eventos. Es felicidad por el trabajo bien hecho, satisfacción y esfuerzo. Es cultura, conocimiento, no en una, sino en varias disciplinas.

            El protocolo es comunicación, es marketing, es economía, es estrategia, es representación, escaparate de lo que somos y queremos ser, es empresa, es vida, es cultura

            Decididamente, no hay nada arcaico en el mundo del protocolo, tal vez únicamente aquellos que lo obvian o nos miran con recelo. Ellos son en realidad los antiguos e ignorantes. Y ante esto no cabe citar una de las palabras más repetidas también por nuestros profesores, la que hace referencia al verbo depender, palabra que nos daría para un post enterito y que estoy y segura de que provocará una sonrisa ante mis compañeros de promoción.


            El protocolo es un camino, una guía, libre y actual, no hay ninguna duda.

7 jun. 2016

El silencio también habla

protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Laura Caballero

El cuerpo humano transmite información sensible sobre nuestra personalidad, nuestros sentimientos o intenciones constantemente. Y, la mayor parte de las veces, ni nosotros mismos somos conscientes. El lenguaje corporal puede revelar tanta o más información que las propias palabras. Incluso cuando estamos quietos o en silencio seguimos comunicándonos. El lenguaje no verbal tiene componentes innatos, factores imitativos y elementos aprendidos. Los signos no verbales se utilizan de forma activa para comunicar e informar y, de forma pasiva, empleados por el emisor inconscientemente, lo que no evita que el receptor capte el significado de las señales emitidas. Los matices culturales son de gran importancia en el lenguaje corporal ya que una buena parte de ellos depende del entorno en el que nos hayamos criado.
La conducta no verbal se expresa principalmente a través de siete canales que, junto al discurso verbal, conforman la comunicación:
  1. Las expresiones faciales: son el indicador emocional más potente y lo primero en lo que centramos nuestra atención al interactuar.
  2. Los gestos: es necesario saber interpretarlos, ya que son una de las partes de la comunicación no verbal con mayor componente cultural.
  3. Las posturas: expresan básicamente el grado de interés y apertura hacia los demás, reflejados en la exposición y orientación del torso.
  4. La apariencia: por más que intentemos alejarnos de los estereotipos, la apariencia sigue siendo la principal fuente de información a la hora de crear una primera impresión sobre alguien.
  5. La háptica: define el estudio científico del tacto y su influencia en la forma de relacionarnos; también juega un papel importante. El contacto físico tiene un marcado componente cultural. Por ejemplo, en los países latinos y árabes es mucho mayor que en ciertos países orientales, como Japón.
  6. La proxémica: el uso del espacio en la interacción. Es el canal más directo del lenguaje corporal a la hora de mostrarnos cercanos o distantes.
  7. El paralenguaje: el volumen, tono o velocidad de nuestra voz pueden decir mucho más que las propias palabras.
Todo esto deja de manifiesto que la conducta no verbal, los sentimientos y el inconsciente manejan a su antojo nuestra forma de comunicarnos y van por ahí controlando todo sobre nosotros. En ocasiones, nuestro lenguaje corporal puede estar enviándole al receptor el mensaje opuesto al que estamos comunicando con  nuestras palabras. En definitiva, nuestros gestos, expresiones y posturas pueden jugarnos una mala pasada si no somos capaces de dominarlos.

protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

6 jun. 2016

¡¡Por favor, al escenario no!!

protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Iris Martínez

¡¡Por favor, al escenario no!!
Eso mismo pensé yo con mis recién cumplidos catorce años cuando mi profesora de lengua me comunicó que, tras ganar un certamen literario en mi instituto, debía subirme a aquel escenario enorme del salón de actos y leer delante de todos mis compañeros el relato que hasta ese momento creía que me había llevado al estrellato. “Pero.. ¿y qué hago?” – “Nada, no te preocupes, subes, lees y punto”. Esa fue toda la recomendación que recibí por parte de aquella mujer, de cuyo nombre no quiero acordarme.

Desde entonces me ha costado bastante subirme a cualquier escenario, tarima o estrado a leer, hablar o comunicar sobre algo. 
¿Qué quiero decir con esto? Que no somos conscientes de hasta qué punto es necesario (imprescindible) saber comunicar en público. Cuando lo hacemos estamos dando una imagen de nosotros mismos o de nuestra empresa. Ponemos en tela de juicio nuestra reputación o la de nuestra marca.

La profesora y experta en oratoria Mar Castro, nos dio en sus clases tres claves principales a seguir para superar ese miedo o temor a hablar el público; “paso número uno: yo quiero hablar en público, no me siento obligado. Paso número dos: me documento, estudio y me formo sobre el tema del que voy a hablar. Y, por último, paso número tres :  me preparo, practico y ensayo todo lo que pueda la ponencia”.

Además de estas tres bases que marcan el camino a un mayor control de la oratoria, Mar, insistió mucho en la comunicación no verbal. “La sonrisa, la sonrisa y la sonrisa. Ah, ¡y no os olvidéis de sonreír!” Yo ya era conocedora del poder de este gesto que no todos nosotros controlamos como debiéramos, pero afirmé mis creencias al ver a nuestra profesora sonriéndonos sin cesar durante las doce horas de clase. Una sonrisa, además de tapar nuestras inseguridades, acercará al público a nosotros, nos convertirá en alguien más cercano, más amable.

protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Cuando yo me subí al escenario del instituto, delante de todos mis compañeros dudo que haya sonreído. En cuanto a los tres pasos claves, cumplir, lo que se dice cumplir, únicamente el segundo y porque yo era quien había escrito aquel relato fantástico.

Ahora, echando la vista hacia atrás, y hacia delante a la vez,  me doy cuenta de lo mucho que me queda por trabajar en la oratoria y en el miedo que me sigue dando alzarme a hablar delante de un grupo de personas. 

Cuando la costumbre se convierte en protocolo


Post de Paula Romero

Hay determinados gestos en nuestras vidas -gestos relacionados con el protocolo- que por tener tan interiorizados y normalizados, no nos hemos parado a pensar de dónde provienen. Las normas protocolarias no tienen más origen que acontecimientos que marcaron su desarrollo con el paso de los años, que se fueron integrando como parte de las costumbres hasta llegar a ser la forma más adecuada para demostrar educación en los diferentes actos sociales y ceremoniales.

Si echamos un vistazo al pasado, veremos que los gestos de saludos o los recibimientos, entendidos hoy en día como normas protocolarias, guardan relación con la paz, con el respeto o con la confianza. Os muestro algunos ejemplos. En los países árabes, por ejemplo, se recibe a los invitados con un ceremonial que consiste en ofrecer leche y dátiles, que simbolizan buena intención y amistad. Este ritual continúa vivo en las ceremonias nupciales por ejemplo, en las que se ofrece a los novios un vaso de leche como símbolo de felicidad y un plato de dátiles como símbolo de prosperidad y fortuna.


En el protocolo militar, las salvas son otro ejemplo. Según los anglosajones, el saludo al cañón tiene su origen en torno a los siglos XVI y XVII, y consistía en descargar la artillería ante el buque o fuerte objeto del saludo en señal de desarme, demostrando la ausencia de intenciones hostiles. Por otro lado, esta explicación proviene de una tradición mediterránea más antigua, que trata de festejar los acontecimientos armando el mayor ruido posible. Esta demostración se prolongó tanto en el tiempo que se transformó en una costumbre que se sigue practicando hoy en día en señal de bienvenida, saludo o conmemoración de grandes acontecimientos.  

Otro ejemplo lo encontramos en la costumbre de dar la mano como saludo. En la antigua Grecia, cuando dos personas se encontraban, primero sacaban la daga para ver la reacción del contrario y si no se insinuaba intención de atacar, se acercaban y, en lugar de darse la mano, se agarraban de la muñeca derecha en señal de que no se apuñalarían a traición. En Japón, sin embargo, las reverencias, más que una forma de saludar, son una forma de respeto. Su significado real es el de poner la parte más débil del cuerpo en manos del contrario, en señal de confianza y de respeto hacia la otra persona.

Curioso, ¿verdad? Ahora la pregunta es… ¿seguirán teniendo el mismo significado en el futuro?

Todo comunica

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de María Ulloa

En las primeras semanas de este curso comencé un post que no conseguí terminar de escribir. Ahora tras una de las últimas clases y tras la intervención de Mar Castro, que nos ha hablado sobre oratoria y de su querida palabra hablada, me siento capaz de terminar lo que empecé.

Hace unos meses, justo antes de empezar este curso, acudí a un taller sobre disciplina positiva, taller para padres sobre cómo educar de una manera respetuosa sin olvidarnos de establecer límites, algo que a priori no parece tener ninguna relación con lo que hayamos podido tratar durante este curso de protocolo y comunicación. Una de las primeras clases que tuvimos nos la dio Olga Casal, hablándonos de organización de eventos. Y os preguntareis por qué relaciono un taller sobre disciplina positiva y una clase sobre organización de eventos. Pues bien, yo también pensaba que la primera sería una jornada que enriquecería mi faceta como madre, mientras la segunda sería una actividad únicamente enfocada al enriquecimiento profesional, pero como casi todo en esta vida, nada es lo que parece, y da la casualidad de que en ambas jornadas de lo que se habló fue de comunicación.

Nos comunicamos desde que nacemos: lloramos, reímos, gritamos, lanzamos objetos y poco a poco van apareciendo las palabras, de las que tanto nos ha hablado Mar Castro, y de lo que no son palabras. Porque…todo comunica. ¿Y qué comunica? Ahora viene la parte difícil: el mensaje que queremos enviar, tener claro cuáles son nuestros objetivos, para así poder estructurar el mensaje que nos reporte el retorno que pretendemos. Quizá para mí esta sea una de las partes más complicadas, la de estructurar el mensaje sin que se pierda por el camino. Quizá por eso ha sido tan difícil escribir este mi primer post.

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Una vez que tenemos el objetivo y el mensaje claros, no nos podemos olvidar de que ha de llegar a su receptor. Y no solo eso, ha de ser comprendido. Aquí intervienen tantas otras de las cosas que hemos aprendido durante estos meses, el vehículo que empleamos para enviar el mensaje o  el lenguaje que utilizamos para dirigirnos a cada uno de nuestros públicos.


Si hay algo que me ha quedado claro en estos meses es que todo comunica. Todo lo que hacemos y no hacemos envía un mensaje, y en nuestras manos está enviar el mensaje que queremos que nuestros públicos comprendan. Pero bueno, digo en nuestras manos y digo en nuestros pies, en lo que digo y en lo que no digo, en los silencios, en las comas y en nuestra sonrisa.

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

1 jun. 2016

El Dircom, la pieza clave

protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Iris Martínez

La importancia de la comunicación en el mundo empresarial no ha hecho más que aumentar en los últimos años. Tanto en las grandes empresas como en las pequeñas y medianas,  el valor de la comunicación corporativa e imagen de marca gana peso a pasos agigantados.
Esta tendencia al alza hace que el papel del responsable de comunicación pase a ser un eje central y una pieza clave para muchas organizaciones.

¿Qué es un dircom? ¿Cuáles son sus funciones? ¿Qué cualidades ha de poseer? ¿Qué papel juega dentro de la empresa?...  Estas, entre muchas otras, son preguntas que la mayoría de nosotros nos hacemos cuando nos hablan  del Director de Comunicación.


 protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña


El comunicador y experto en este campo, Joan Costa, define en varias ocasiones al dircom como “la persona que dota de sensibilidad al mensaje corporativo” o “el portavoz de la empresa, defensor de la marca e imagen corporativa y garante de su reputación”, afirmando también que , entre muchas otras cualidades, un dircom ha de ser “ estratega, generalista y polivalente”.
Estoy de acuerdo con esta definición y características del director de comunicación y pienso que, en muchas ocasiones, no somos realmente conscientes del rol que desempeñan estos profesionales de la comunicación.

El dircom es el responsable directo de definir y ejecutar la estrategia de comunicación de la empresa y de gestionar las relaciones y comunicaciones con el amplio abanico de públicos. Para ello, deberá poseer una serie de cualidades, que, como expuso la profesora Carmen Costa en sus sesiones, podríamos sintetizar en cuatro realmente importantes:  una visión estratégica del campo de la comunicación,  un pensamiento creativo e innovador,  así como capacidad analítica y observadora.

En cuanto a las funciones del director de comunicación, han ido diversificándose con el paso del tiempo y la creciente evolución de la comunicación corporativa en las organizaciones. Muchas veces, vemos al dircom como un director de orquesta, que toca muchas  piezas de la  comunicación a la vez. Y así es.  Las relaciones con los medios, la comunicación interna y visual de la empresa,  la organización de eventos, las relaciones públicas y la  comunicación online, son, entre muchas otras, algunas de sus competencias.


                protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña


La comunicación es un campo que, a día de hoy, preocupa a todas aquellas personas que buscan la mejor manera de liderar una empresa u organización. Este hecho confirmado, ayuda a que día a día el papel del dircom tome mas relevancia y sea más necesario dentro del organigrama empresarial.
Podríamos concluir afirmando que, hoy por hoy, un buen director de comunicación  es el eslabón principal en las relaciones con nuestros públicos, en nuestra imagen de empresa y en nuestra reputación.


¡Gracias por leer!



29 may. 2016

Los influencers

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Inés Muñoz

La semana pasada tuvimos clase de imagen corporativa digital y Teresa Piñeiro fue la encargada de introducirnos en el mundo de los influencers, por lo que he decidido escribir este post y hablar de la importancia de estos para las empresas en sus estrategias de marketing y comunicación online.

Los influencers son personas que hablan de productos o servicios en sus redes sociales y blogs. Esto interesa a las empresas, teniendo en cuenta que a veces los consumidores se fijan en la opinión de los influencers cuando les falta un pequeño empujoncito para realizar una compra.

Hay varios tipos de influencers:
1. Famosos: cantantes, actores, deportistas…
2. Los que comentan la marca porque les gusta y no hay que pagarles.
3. Los que se dedican a buscar nuevas tendencias y si les gustan hablan de ellas.
4. Los propios consumidores, a los que les encanta dar su opinión sobre productos o servicios nuevos, tanto si es positiva como negativa.


Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

¿Cómo escoger el influencer ideal para nuestra empresa?

1- En función del sector al que nos dediquemos y de nuestras estrategias. Tienen que encajar con nuestra marca.
2- Por su capacidad parar generar opiniones en los usuarios. Necesitamos que hablen de nosotros y de nuestro producto/servicio. Se deben implicar con los usuarios.
3- La calidad de sus seguidores, es decir, que sean fieles. Vale más la calidad que la cantidad.

Hoy en día hay herramientas como por ejemplo Augure (http://www.augure.com/es) o Klout (https://klout.com/home) para medir el nivel de influencia de una persona. Éstas ayudan a las empresas a estudiar qué influencers les interesan, basándose en estos puntos que acabo de comentar.

Una vez tengamos localizado el influencer que nos interesa hay que contactar con ellos. Para convencerlos tenemos que hacerles sentir únicos, y una vez estén con nosotros debemos darles libertad, es decir, no decirles cómo deben publicar. Dejar que lo hagan a su manera, para que así los seguidores no lo encuentren forzado y resulte más natural.


¿Cuál es tu influencer favorito?

26 may. 2016

Cuando el antiprotocolo se convierte en protocolo

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Patricia Vior
La semana pasada tuvieron lugar dos festivales, el Festival de Cannes y el Festival de Cans. Es evidente su similitud ortográfica y fonética, pero ¿qué tiene que ver uno con el otro? Sus fechas de celebración coinciden en el calendario y ambos son una gala de premios, la primera de cine independiente y la segunda de cortos de producción gallega. Además, a los dos eventos les da nombre su localización geográfica: por un lado, la ciudad francesa de Cannes y por el otro, la parroquia de Cans, en Porriño (Pontevedra). Sin embargo, mientras el festival  francés destaca por su glamur y su etiqueta, el gallego brilla por la ausencia de éstas.

El festival de Cans, con 13 ediciones, se inspira en las 69 del francés, pero nada tiene que ver su protocolo. Este festival gallego, el cual posee una identidad de marca peculiar, se caracteriza por ser antiprotocolario. La dirección de comunicación diseñó estrategias innovadoras, que llaman la atención, con el objetivo de compartir experiencias entre los participantes y crear trabajo cooperativo (co-working), así como hacer del acto una ventana de exposición (expo-working). Se trata de una estrategia de 360º, basada en narrativas paralelas que cuentan historias de lo que allí pasa.

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Este carácter diferenciador conjuga la reivindicación de la cultura de la aldea, “Galiwood”, y la elegancia de lo rural, “Agroglamour”, dejando de manifiesto lo “enxebre”. Así, cuenta con una alfombra, un paseo de la fama llamado “torreiro da fama” y un galardón, una estatuilla con forma de perro (en gallego, can) hecha por un artesano del pueblo con una piedra típica de la zona. Las localizaciones del evento son los prados, las casas, las bodegas y los establos de los propios vecinos, convirtiendo estos lugares en verdaderas salas de exhibición. De esta manera, las instalaciones, cargadas de simbolismo, rompen con la tradición de los festivales cinematográficos, reforzando la identidad de este acto. Además, el transporte utilizado va más allá del product-placement de Audi o Mercedes en las grandes galas, y se emplean vehículos de labranza, el “chimpibus”.

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña


Sus llamativas características lo convierten en un promotor tanto audiovisual como turístico, consiguiendo un impacto en ambos campos. Así, su carácter antiprotocolario hace del Festival de Cans un evento de alta repercusión mediática. Se trata de un caso en el que se le ha dado un giro al clásico protocolo y el resultado ha sido un verdadero éxito. 

24 may. 2016

Lo que no nos podemos permitir

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña



Post de Marta Gantes


Cuando empecé a escribir este post apenas habíamos asistido a una o dos sesiones de las que componen el curso de Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa que tanto me ha aportado en estos últimos meses. Desde ese día hasta hoy la idea inicial ha dado muchas vueltas porque a medida que se sucedían las clases descubría algo más que me permitía “darle otra vuelta”.

Muchas han sido las veces que todos los compañeros hemos escuchado la palabra protocolo, casi siempre nos han dado una o varias definiciones y en varias ocasiones nos han pedido que seamos nosotros quienes lo definamos. Hemos hablado de Protocolo de Estado, de empresa, institucional, militar, universitario…. Pero en todos los casos nos han hablado de comportamiento, de ordenar, de normas y costumbres.

Desde el primer día hay una frase que me llamó la atención y que en repetidas ocasiones pronunció la profesora Olga Casal: lo que no nos podemos permitir. Después de darle muchas vueltas a la frase y verla desde diferentes perspectivas llegué a la conclusión de que, además de que debo tenerla muy presente, el tema es extenso y en esto del protocolo y lo correcto hay cosas que no nos podemos permitir… ¿o sí? En varias ocasiones ha sido tema de debate en clase ya que, aunque nos debemos a unas reglas, el devenir de los tiempos hace que también el protocolo evolucione pero…¿hasta dónde?

Pablo Iglesias y su equipo de comunicación ven el protocolo de formas muy diferentes según el ámbito en que él se encuentre, pero siempre buscando una oportunidad.

        Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña              

        
   Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

El gran estratega en comunicación de los últimos tiempos se salta el protocolo con un fin. Lo hemos debatido muchas veces en clase: haga lo que haga, él siempre consigue llamar la atención; de la misma forma que va a ver al rey vestido como si fuera al bar de la esquina, se mueve con un esmoquin como pez en el agua en la ceremonia de los Goya.  Él seguro que se lo puede permitir.


La reina doña Letizia también suele ser protagonista de noticias relacionadas con sus errores en cuanto a protocolo; os muestro dos ejemplos, pero existen innumerables artículos y vídeos en la red sobre los fallos que comente. En los actos de ambas fotografías cumplió con el protocolo en la mayor parte de su desarrollo, eso sí, decidió sobre una pequeña parcela de su imagen que cierto es también afecta al protocolo. Algunos piensan que es una conducta caprichosa porque siempre quiere salirse con la suya, otros que está modernizando la imagen de la monarquía. Por el momento parece que ella se lo puede permitir, o por lo menos ¡se lo están permitiendo!

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Seguramente por falta de conocimiento y /o asesoramiento Ronaldo y sus acompañantes no pudieron asistir a la audiencia con el Papa Francisco el pasado mes de febrero. A ellos la Guardia Suiza no les permitió saltarse el protocolo.


Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña


Son innumerables los ejemplos que podemos encontrar acerca de saltarse el protocolo pero resulta casi imposible encontrar a quien lo domina públicamente. En alguna ocasión personalidades sumamente exquisitas con el protocolo como Rania de Jordania, Isabel de Inglaterra o, más cercanamente la reina Sofía, también lo han roto. Pero…. ¿cuáles fueron sus motivos?