.

10 jun. 2014

Protocolo social, clase con Mar Castro

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña


Crónica de Cristina Redruello

Aún en contra de las indicaciones de Mar Castro, siendo conocedora del error que voy a cometer, algo me impulsa a manifestar el miedo que me causa escribir estas líneas, sobre todo tras haber recibido la clase referente a la comunicación escrita de la mano de Olga Casal. La presión es intensa, pero no puedo eludir esta responsabilidad como alumna, por lo que me dispongo a hacerlo de la mejor manera que sé.

Daba comienzo nuestra tercera sesión con Mar Castro. En este caso correspondía atender al protocolo social. Esta aproximación a dicha materia reforzó muchas de las ideas que anteriormente la profesora nos había transmitidos en sus otras clases. La importancia de la sonrisa es algo que a estas alturas no creo que nadie pueda cuestionar, no se pierde nada y se gana mucho, por lo tanto es una apuesta segura.
Comenzó la presentación introduciéndonos en los orígenes del protocolo social, que, como no podía ser de otra manera, se remontan al mundo antiguo, desde que el ser humano tiene sentido de la sociabilidad, existen pautas de comportamiento en cuanto a nuestra relación con los demás. Nos hizo referencia a momentos clave de la historia del protocolo social el saber estar y la urbanidad. Lo que debemos tener claro es que no hablamos de normas estrictas e inflexibles y que hay que tener siempre en cuenta el contexto en el que nos encontramos y aplicar sobre todo el sentido común.
Debemos entender el protocolo como una herramienta que hace que nos sintamos más cómodos, más seguros, por el hecho de saber cómo debemos actuar o cómo se espera que lo hagamos y a su vez hacer que los demás experimenten la misma sensación. A lo largo de la clase fuimos desgranando los diferentes puntos a tener en cuenta.

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

Evidentemente, y como nos recordaba Mar, es imposible abordar en profundidad todo lo relativo a esta materia en un puñado de horas, siendo esta objeto de numeroso y extensos estudios. Pero lo que sí es posible, y de hecho así fue, es ofrecernos unas pinceladas y abrirnos los ojos ante aspectos importantes que nos afectan en nuestras relaciones sociales diarias, y que muchas veces, incluso resultando obvias, descuidamos o infravaloramos sin ser realmente conscientes de cuánto nos perjudica.

En este recorrido la profesora fue tratando diversos puntos, desde aspectos de la urbanidad como por ejemplo cuándo ceder el paso o cuándo se puede fumar en una comida. Como no podía ser de otra manera, también hizo alusión al uso de palabras malsonantes, algo de lo que muchos abusamos indebidamente y de modo injustificado, empobreciendo nuestro lenguaje y arriesgándonos a dar una imagen distorsionada de lo que somos, o cuando menos, de lo que creemos ser.

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

Otro apartado que expuso fue aquel referente a las presentaciones, saludos, despedidas y también a los tratamientos. A casi nadie se le escapa la importancia que tiene la primera impresión, de hecho muchos afirman que es imposible causar una segunda primera buena impresión, pero Mar nos tranquilizó argumentando que sí se puede modificar esa primera imagen que ofrecemos a los demás, convencida de que, aun siendo una dura tarea y requiriendo mucho esfuerzo, es posible; de todas formas, mejor no arriesguemos y procuremos hacer las cosas bien desde el principio.

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

Nos ofreció también instrucciones para realizar un correcto saludo a la Familia Real, ya que nunca sabe uno lo que la vida le tiene preparado y además estoy segura que, por la impresión que le debimos causar, supo ver enseguida que pronto nos encontraremos en semejantes circunstancias. Sea como fuere, el saber no ocupa lugar.

Llegando al final de esta tercera y última clase con Mar Castro, tocaba hablar acerca de los encuentros sociales, comentando el papel del anfitrión, aspectos en torno a las visitas, y también hubo tiempo para hacer referencia a los regalos, tema por el cual se inició algún que otro debate de esos con los que tanto disfrutamos, al menos yo. Como aplicación personal procuraré proporcionar alguna actividad alternativa cuando invite a mis amigos a una noche de futbol en mi casa, aunque debo confesar que lo haré más por egoísmo que por empatía, como recurso para poder así disuadir a los que osen entorpecer el motivo principal de la quedada. Además, por supuesto, aprendí que debería visitar con más frecuencia el túnel de lavado.

Esta clase invita a la reflexión, ya que, como comentaba anteriormente, muchas veces no somos conscientes de la importancia que tienen detalles de nuestro día a día que afectan a nuestras relaciones sociales, actuamos de forma automática adquiriendo vicios y malos hábitos perfectamente remediables si le prestamos la atención que merecen. Pero para ello lo fundamental, como ya nos había advertido al inicio de la primera sesión, es QUERER y estar predispuesto, si no es difícil alcanzar los objetivos.
Debemos cuidar todos estos aspectos, para que lo que somos se corresponda con lo que creemos que somos y lo que los demás creen que somos, para así, finalmente, SER.


Finalmente, si Olga me permite hacer un uso dudosamente apropiado de estas últimas líneas del comentario, me gustaría aprovechar la ocasión para agradecer a la gente que hizo posible este postgrado. En primer lugar a la propia Olga Casal, a todos los docentes que compartieron con nosotros sus conocimientos a lo largo de estos meses, a la UDC y muy especialmente a mis compañeros, que no voy a decir que sin ellos no sería posible llevar a cabo este postgrado, ya que sería faltar a la verdad y un halago desmesurado a la par que ridículo, pero sí les diré que con su presencia mi experiencia fue mucho más gratificante y enriquecedora; y desde aquí hago un llamamiento para recuperar el tiempo perdido, ya que, al menos en mi caso, ya habíamos atravesado el ecuador del curso cuando empecé a disfrutar realmente de vuestra compañía y sacarle el máximo partido a esta experiencia, por tanto espero que este sábado signifique sólo un punto y coma en nuestra relación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario