.

18 abr. 2016

La necesaria puesta en valor de las Fuerzas Armadas


Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña


Post de Marta López Pereiro

Hace ya unas semanas, los alumnos del Curso de Especialización en Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa contamos con la presencia del Coronel José F. Navas, que impartió una clase de ceremonial militar. La sensación general que transmitió durante el relatorio fue de solemnidad, orden, elegancia, saber estar, sentido del deber y amor a la patria. Pero, además de adentrarnos en el complejo mundo de los símbolos y tradiciones del ceremonial castrense, el Coronel Navas hizo una reflexión muy interesante, a la vez que preocupante: el escaso conocimiento que los ciudadanos de a pie tenemos de las Fuerzas Armadas.

Uno de los últimos barómetros publicados por el CIS, en el que se midió el grado de confianza que los ciudadanos depositan en las instituciones públicas, sitúa a las Fuerzas Armadas en un lugar privilegiado de la tabla con un flamante -aunque raspado- 5,29 de nota media. Apenas unas décimas por encima se sitúa la Policía, con un 5,70, y la Guarda Civil, con una calificación de 5,78. En las últimas posiciones, los partidos políticos, el gobierno y los sindicatos, a los cuales los ciudadanos otorgan menos de un 3 de nota media.


Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña


Pero lo cierto es que, pese a la buena imagen que los españoles tenemos del ejército, sigue habiendo un importante sector de la sociedad que prefiere evitar el contacto con los militares, tal y como relata Carlos del Castillo en un artículo para Público del 18 de septiembre del pasado año. Jorge Bravo, presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) recuerda cómo poco después de los atentados del 11M “en algunas ocasiones, cuando patrullas militares solicitaron la documentación a civiles, éstos contestaron que quiénes eran ellos para hacer eso, negándose a entregarles sus identificaciones”.

Quizá la tradición histórica de nuestro país, en la cual el sector militar estuvo ligado a las fuerzas de la dictadura, pesa todavía demasiado en la conciencia de los ciudadanos. “Hay connotaciones que vienen del pasado. En la mayoría de países europeos, sus militares defendieron siempre a los ciudadanos. Por desgracia, en España no siempre ha sido así”, confiesa un representante de un grupo de soldados. Esto propició que en España exista la tradición de no acudir a las Fuerzas Armadas sino como último recurso, ante una situación extrema, ya que la opinión pública no aceptaría que realizasen misiones de apoyo a las fuerzas de seguridad dentro de nuestro propio territorio, como sí ocurre en otros países europeos.

Tras ser conocedores de esta preocupante cuestión, no cabe más que preguntarse qué acciones hay que llevar a cabo necesariamente para que los militares se aproximen más al ciudadano de a pie, para que se pueda recuperar la confianza en esta institución y subir -todavía más- la nota media que los españoles le otorgan.

A título particular y como vecina de la Costa da Morte, cabe decir que, tras la valerosa actuación de las fuerzas militares durante al catástrofe del Prestige, valoro mucho más su labor, que no es otra que proteger y ayudar en la medida de lo posible a los ciudadanos. Una lástima que únicamente en situaciones límite sepamos dar valor a una institución que se antoja imprescindible para un país desarrollado, como son las Fuerzas Armadas.

1 comentario:

Jorge López López dijo...

Buen trabajo. Me ha gustado

Yo también pienso que hay cierta distancia al ciudadano, aunque la creación de la UME y las participaciones en misiones de paz de los Cuerpos del Ejercito, han aproximado las Fuerzas Armadas a la ciudadanía.
También es cierto, en mi opinión, que otros cuerpos con mejor nota, como el CNP han revertido la imagen que transmitían hace años. Podemos recordar la Brigada Político Social y la Dirección General de Seguridad, ésta última mutó en la actual Secretaria de Estado de Seguridad al mando de un civil, Francisco Martinez, jurista experto en derecho administravivo y constitucional. El CNP y la Guardia Civil tambien son dirigidos por civiles, bien es cierto que nombrados por los distintos Gobiernos.

Enhorabuena

Publicar un comentario