.

23 jun. 2016

Nos gusta saber...(una reflexión sobre la comunicación interna)

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Teresa Chouciño



A todos nos gusta conocer la utilidad que tiene nuestro esfuerzo y dedicación. Además, como seres sociales que somos, también nos gusta formar parte de un grupo que comparte objetivos y metas.
Trasladando estas ideas tan sencillas al plano empresarial es fácil llegar a la conclusión de que una buena comunicación interna es necesaria e importante para promover un buen ambiente laboral y, de esta forma, mejorar la productividad de la organización.
Las empresas deben tener en cuenta que para cumplir con sus objetivos requieren de un equipo humano debidamente capacitado, informado y comprometido. En ese sentido, la comunicación interna cumple un rol fundamental. Sin ella, nada de lo dicho anteriormente sería posible. Además de tener una buena estrategia, hay que saber comunicarla a toda la organización, que la acepten y la hagan suya, para lograr una buena ejecución.
Podríamos definir la comunicación interna como aquella que tiene por objetivo transmitir todo tipo de información entre la dirección y los empleados, desde los empleados a la dirección y entre los propios empleados. Aunque es frecuente que se descuide este aspecto en las empresas, sabemos que en realidad es una práctica muy importante y a continuación veremos todas las ventajas que aporta.
En primer lugar, crea un gran sentido de pertenencia y mejora la motivación del grupo. Son conscientes de la importancia y el papel que cada uno tiene en la empresa y de que se cuenta con todos ellos para tomar posibles decisiones que determinan el futuro de la compañía.
Es importante que existan canales adecuados para la transmisión de la información. Puede realizarse a través de correos electrónicos, paneles informativos, reuniones, entrevistas personales… Según la información que se quiera transmitir habrá que elegir el más idóneo, pero teniendo siempre en cuenta que ninguna herramienta puede sustituir a la comunicación interpersonal.

Protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Además, el mensaje que llegue debe ser claro e importante para todos. La información debe ser veraz, accesible, transparente y honesta. De esta manera conseguiremos que todo gire en torno a beneficios verdaderos para los empleados y la organización.
Debemos fomentar la comunicación para estimular el intercambio de ideas y mejorar el aprendizaje de toda la organización. La productividad total de la empresa mejora cuando facilitamos el intercambio de información, sin mayores burocracias. Este intercambio también promueve la confianza y facilita la comunicación constante entre directivos y empleados. Todo ello se traduce en un buen clima de trabajo que, a su vez se refleja en un mejor servicio al cliente.
Permite que los empleados estén al tanto de los objetivos de la empresa y lo que deben hacer para contribuir al cumplimiento de estos. Del mismo modo, la dirección se nutre de nuevas propuestas que pueden mejorar la organización. Cada uno comprende su papel y es capaz de compartir y reaccionar tanto ante las alegrías como ante las malas noticias. Además, la adaptación a posibles cambios dentro de la organización por crisis internas o externas se realizará más fácilmente.
Esto se puede ver también en sentido contrario. Si no hay comunicación, los trabajadores se sienten aislados, pierden la motivación de grupo y el rendimiento empeora. Perciben que no se les tiene en cuenta para el futuro por lo que se vuelven menos responsables. La sensación general es que cada uno habla un idioma distinto y esto lleva a que las operaciones se realicen de forma desordenada, prestando un mal servicio al cliente.


Como decíamos al comenzar, a todos nos gusta saber… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario