.

11 jun. 2013

Hablar en público. Comunicación persuasiva, con Mar Castro en el postgrado de protocolo de la UDC


Postgrado Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña


Crónica de Javier Gil de Bernabé Campos

Querer hablar en público y aprender las técnicas adecuadas. Ése es el tema a tratar.
Mar Castro inició su ponencia refiriéndose a los datos que se reciben por medio de los sentidos, proyectando a continuación el vídeo “Flor de desierto”, sobre el tema de la ablación, donde la protagonista juega, en su exposición, con las emociones y los silencios, ante un público ensimismado. Conseguir la implicación del auditorio, a través de la emoción, debe ser uno de los objetivos del orador.

Durante la clase, algunos alumnos se prestaron voluntarios para hacer una exposición pública contando alguna historia o anécdota de su elección.


Postgrado Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

Postgrado Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

Un discurso bien diseñado debe prestar atención a seis factores fundamentales: Tema, Audiencia, Objetivo, Localización, Estructura y Preparación. Previendo, además, los fallos que puedan surgir y condicionar la comunicación, como una mala presentación y/o errónea exposición, material audiovisual no idóneo y el público poco receptivo.

 “Hablad de lo que sepáis y hasta donde sepáis”, recomendó la profesora. En una palabra,  es preciso conocer el tema del que se habla, incorporando alguna  anécdota elegante para amenizar la charla. Resaltó también que un buen orador debe huir de la tentación de hablar sin decir nada, de aburrir, de no comunicar adecuadamente. Debe  intentar no leer, manteniendo el contacto visual con los oyentes, pero aceptando de antemano que, normalmente, un tercio del auditorio no estará plenamente satisfecho con la exposición.

Postgrado Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña


En cuanto a la actitud del conferenciante, Mar Castro resaltó ciertos temores que pueden asediarle, como el sentirse muy observado, experimentar ansiedad, confesarse incompetente, temer a la crítica o considerarse invadido por pensamientos negativos o por el pánico. Pero también se refirió al necesario ensayo del discurso poniendo en juego estrategias de relajación, recursos optimistas y métodos de inteligencia emocional, con la convicción de que una sonrisa combate el “miedo escénico”, porque estimula, y permite empatizar con el público.


Como conclusión, la ponente recordó a los principios de la oratoria moderna: claridad, brevedad, corazón, sencillez, elegancia en la expresión, sin olvidar que para lograr una comunicación efectiva debemos recordar que “Si importa suficientemente un objetivo, con toda certeza, se alcanzará”.


1 comentario:

Alex Garcia dijo...

La verdad que me vendría muy bien aprender sobre comunicación persuasiva en mi curso de celador sanitario. Creo que este tema es bueno en todos los ámbitos.

Publicar un comentario