.

25 mar. 2014

Escenografía y decoración en los actos, clase con Olga Casal

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña


Crónica de Pablo R. Fernández Pérez

El sábado 22 por la mañana pudimos disfrutar de la segunda sesión con nuestra profesora Olga Casal. En la primera, habíamos hablado de la organización de eventos en general, centrándonos en esta segunda sesión en la escenografía como elemento de comunicación.

Y aquí debo traer una frase que, aún llegando a media mañana, debe estar siempre en el principio y presidir nuestras intenciones en la preparación de un acto “Los detalles importan porque todo comunica”. Y si todo comunica, por supuesto, en gran parte lo hará el escenario, el marco en el que se va a desarrollar un evento. Aprendimos, entre otras cosas, que será esencial que la puesta en escena sea coherente con el mensaje que queremos emitir, que debemos cuidar la limpieza y orden de los recorridos, y que la iluminación nos puede ayudar mucho, tanto para focalizar la atención como contribuyendo a la administración de los espacios y al ritmo del acto. También que debemos propiciar la presencia de los símbolos corporativos y respetar los institucionales, no usando estos en sentido funcional.

Después quisimos analizar dos presentaciones de campañas publicitarias impecables, fijándonos en todos los detalles en que acertaban, que eran muchos –casi podíamos olerlos, jaja-. Y con ese pretexto pasamos a hablar de las velas, de los centros de flores, de la jarrita y la copa que deben acompañar a los micrófonos y de las incómodas fotos que puede provocar una mesa sin cubrir en su parte de delante.


Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña


Y en la última parte de la clase comentamos dos inauguraciones con muchas dificultades muy bien solventadas. La del instituto Cervantes de Sidney –con sus Majestades los Reyes viendo el centro, pronunciando su discurso, descubriendo la placa, y firmando en el libro de honor- y la del Ikea de A Coruña –con el condicionante de la gente que llevaba días haciendo cola en su puerta, la presencia de diversas autoridades, concurso de montaje de silla, corte de tronco, desayuno y todo ello antes de las diez de la mañana, hora de apertura del centro-.

Y así terminamos, con muchas cosas sobre las que reflexionar y mucho trabajo por delante, cada vez más ordenado en nuestra cabeza, para cuando nos veamos en la obligación de organizar un evento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario