.

18 jun. 2015

Etiqueta e imagen personal, clase con Olga Casal

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña



Post de Alba Salgado

Último día de clase de este postgrado y qué mejor manera que terminarlo que de la mano de su directora Olga Casal y su clase de imagen personal en el mundo profesional, donde la etiqueta adquiere una gran relevancia además de otra serie de factores que, en primera instancia, para nosotros parecían insignificantes.
Seguramente cuando nos dicen la palabra “etiqueta” el primer pensamiento que tenemos es cómo vestirnos para una boda o para cualquier acto.
Efectivamente la etiqueta es cómo vestirnos correctamente para diferentes eventos dependiendo del tipo de reunión al que asistamos, la hora, el lugar, entre otros muchos  factores. Pero algo muy importante, que forma parte de la etiqueta, es el comportamiento.
                                                                        
Actualmente, la sociedad considera la imagen como un factor muy importante para la vida, tanto a nivel laboral como personal, pero la imagen no corresponde solo con el físico. La buena imagen no es solamente vestir bien, sino también una serie de actitudes o valores.

En primer lugar hablemos del ¿qué me pongo? de cara al mundo profesional. La repuesta a esta pregunta es que debemos ponernos una vestimenta adecuada a cada situación. Pongamos un ejemplo; no es lo mismo ser tatuador que un alto directivo de una empresa, ya que el tatuador vestirá de una forma más moderna y juvenil, mientras que el ejecutivo deberá de ir más sencillo y elegante. Eso sí,  teniendo siempre presente nuestra personalidad y sobre todo que debemos sentirnos a gusto con nosotros mismos, ya que así proyectaremos más confianza.

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

Ser tatuador o ejecutivo es indiferente a la hora de tener unas pautas válidas. Tanto para ellos como para todos nosotros la higiene y el aseo personal son iguales o incluso más importantes que la etiqueta. Una barba bien afeitada, un maquillaje discreto o unas manos cuidadas pueden llegar a decir mucho de nosotros. Como podemos ver, la etiqueta no es solo el buen vestir, sino que hay otra serie de factores que influyen para tener una buena imagen personal, como es nuestra comunicación no verbal. No solo sirve con llevar un buen traje de una buena marca sino que debemos sentirnos a gusto con nosotros mismos y eso nos llevará por el camino de la seguridad.

Pero, ¿por qué necesitamos tener una buena imagen? Esta pregunta se puede hilar con lo dicho anteriormente: si nos sentimos cómodos con lo que llevamos y tenemos seguridad en nosotros podemos proyectar credibilidad, confianza, profesionalidad y esa seguridad de la que estamos hablando continuamente.
Olga en esta clase dijo una frase que deberíamos recordar de ahora en adelante: “Proyecta lo que quieras ser”.
                                    
Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña


En definitiva, etiquetas, actitudes, aspectos visuales, comportamiento, la suma de todo es lo que forma una buena imagen personal.
Por eso todos nosotros debemos formar y cultivar una buena imagen personal, ya que con ella es con lo que se queda todo el mundo de nuestro alrededor.
Finalmente, quiero añadir que se podría entrar en debate sobre la imagen personal y, por supuesto, cada uno tendrá su opinión y diferentes puntos de vista, pero está claro que estas son las bases fundamentales para poder llegar a esa buena imagen personal.





                                                                                                                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario