.

23 jun. 2016

¡Cuidado, que te caes de la foto!

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de María Ulloa

En el mundo en el que vivimos tenemos una sobresaturación de información, nos pasamos el día escuchando la radio, viendo la televisión y sobre todo pegados a nuestros ordenadores, tablets y smartphones. A través de ellos nos llega información ingente de todas partes del mundo; la prensa digital y las redes sociales son una incesante fuente de información, principalmente en forma de  imágenes. Imágenes, imágenes y más imágenes; la fotografía es sin duda la fuente de información más inmediata en estos tiempos en los que nos falta tiempo para respirar. Muchas veces no nos molestamos ni siquiera en leer el pie de foto, pero la imagen ya ha quedado grabada en nuestra retina con tan solo un golpe de vista.

En el mundo de la organización de eventos y el protocolo, nos volvemos un poco obsesos del orden, lo ordenamos todo; nuestro trabajo en gran medida es el de hacer listas, listas de cosas, de tareas, de personas. Ah, pero todas esas listas infinitas han de estar muy bien ordenas. Y diréis, ¿para qué tanto orden?, ¿quién lo puede notar? Pues por supuesto, los cuatro o cinco apasionados del protocolo que hay repartidos por el mundo y todos los demás, también. Aunque quizás no seáis conscientes del desorden vuestro cerebro estará haciendo una interpretación de ese orden sin que seáis conscientes.

Os pondré un ejemplo, ¿quién no ha visto estos días alguna fotografía del saludo de la Reina Isabel II de Inglaterra desde el balcón del palacio de Buckingham por su noventa cumpleaños? Yo, lo primero que hice al verla fue comprobar si finalmente la reina había eliminado a su querido hijo el Príncipe Carlos de la línea sucesoria nombrando a su nieto el Príncipe Guillermo heredero a la corona británica. El pobre Príncipe Carlos, no aparecía en la fotografía, aunque, si estaba allí, no lo vimos.


Para vuestro consuelo, o no, os diré que la línea sucesoria británica no ha cambiado, pero estoy segura de que a muchos de vosotros se os habrá pasado por la mente la misma pregunta. Por lo tanto, parece que el orden que tanto menospreciamos, sí importa y que en este mudo de imágenes es mejor caerse, que al menos saldrás en la portada de todos los periódicos, que caerse…de la foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada