.

6 jun. 2016

¡¡Por favor, al escenario no!!

protocolo, comunicación, imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Iris Martínez

¡¡Por favor, al escenario no!!
Eso mismo pensé yo con mis recién cumplidos catorce años cuando mi profesora de lengua me comunicó que, tras ganar un certamen literario en mi instituto, debía subirme a aquel escenario enorme del salón de actos y leer delante de todos mis compañeros el relato que hasta ese momento creía que me había llevado al estrellato. “Pero.. ¿y qué hago?” – “Nada, no te preocupes, subes, lees y punto”. Esa fue toda la recomendación que recibí por parte de aquella mujer, de cuyo nombre no quiero acordarme.

Desde entonces me ha costado bastante subirme a cualquier escenario, tarima o estrado a leer, hablar o comunicar sobre algo. 
¿Qué quiero decir con esto? Que no somos conscientes de hasta qué punto es necesario (imprescindible) saber comunicar en público. Cuando lo hacemos estamos dando una imagen de nosotros mismos o de nuestra empresa. Ponemos en tela de juicio nuestra reputación o la de nuestra marca.

La profesora y experta en oratoria Mar Castro, nos dio en sus clases tres claves principales a seguir para superar ese miedo o temor a hablar el público; “paso número uno: yo quiero hablar en público, no me siento obligado. Paso número dos: me documento, estudio y me formo sobre el tema del que voy a hablar. Y, por último, paso número tres :  me preparo, practico y ensayo todo lo que pueda la ponencia”.

Además de estas tres bases que marcan el camino a un mayor control de la oratoria, Mar, insistió mucho en la comunicación no verbal. “La sonrisa, la sonrisa y la sonrisa. Ah, ¡y no os olvidéis de sonreír!” Yo ya era conocedora del poder de este gesto que no todos nosotros controlamos como debiéramos, pero afirmé mis creencias al ver a nuestra profesora sonriéndonos sin cesar durante las doce horas de clase. Una sonrisa, además de tapar nuestras inseguridades, acercará al público a nosotros, nos convertirá en alguien más cercano, más amable.

protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Cuando yo me subí al escenario del instituto, delante de todos mis compañeros dudo que haya sonreído. En cuanto a los tres pasos claves, cumplir, lo que se dice cumplir, únicamente el segundo y porque yo era quien había escrito aquel relato fantástico.

Ahora, echando la vista hacia atrás, y hacia delante a la vez,  me doy cuenta de lo mucho que me queda por trabajar en la oratoria y en el miedo que me sigue dando alzarme a hablar delante de un grupo de personas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario