.

17 mar. 2014

Ceremonial militar. Clase con el Coronel Navas

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña



Crónica: Igor Gonzalo Sanz

Solemnidad, orden, elegancia, normas y modales son pilares que te esperas cuando un coronel se dispone a comenzar la tercera jornada de un postgrado como este, de Protocolo, Comunicación e Imagen corporativa. José F. Navas ya nos había ganado a todos en su primera clase con su ‘tuteo’. También nos había dejado con ganas. Ganas de más. Y llegó esta nueva oportunidad de absorber todo el saber de alguien con experiencia en lo que enseña.

Nos perdimos en un denso y apasionado mundo de símbolos, tradiciones, significados y ceremoniales militares que nos diferencian a la vez que nos unen. Soñamos despiertos que organizábamos una recepción del más alto nivel militar. Y cada lugar correspondía a un invitado. Incluso S.M. El Rey acudía al evento. Entonces tronaban los cañones y se escuchaba un ‘¡Viva España!’ tras otro. ¡Hasta 7 ‘vivas’ y 21 cañonazos!

Todos aprendimos lo más complejo. Pero también lo más básico: cómo saludar a nuestra bandera. La de todos. La que nos une. Entramos al ropero. Y allí comprendimos el significado de cada galón, cada pasador y el color de cada parte del uniforme militar. Vimos desfilar a los Cuerpos de Tierra, Mar y Aire. Y no pudimos evitar saludar a la mascota de La Legión.


Hubo mucho de valores cívicos. También de orden y elegancia. No faltó ni una pizca de modales. Pero de lo que hubo mucho fue de buenos consejos y de humanidad. Gracias Pepe. Sobre todo, por esa humanidad. Gracias por la frase con la que cierro esta crónica. Una frase que me repito, desde el día de tu clase, cada mañana (aunque no a las 8), antes de poner el primer pie sobre la alfombra: “Igor; y a ti ¿Quién te ha plegado hoy el paracaídas?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario