.

31 mar. 2014

Repasando conceptos de organización de actos en el postgrado de Protocolo de la UDC

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña


Crónica de Lucía Pena

Este viernes tuvimos la oportunidad de poner en práctica los conocimientos que nos han ido trasladando los distintos docentes desde el comienzo del Postgrado.
Empezamos la clase repasando los actos oficiales llevados a cabo a lo largo de la semana tras
el fallecimiento del ex presidente Adolfo Suárez; lo primero que aprendimos es que el declarar luto oficial requiere de la publicación de un Real Decreto que contiene la hora de inicio y la hora de fin del mismo.
Quedándonos con la frase "El pueblo no lee los decretos, ve los actos" y a través de una recopilación de fotografías hecha por nuestra co-directora Olga Casal fuimos desgranando el protocolo de cada secuencia; viendo la ordenación y precedencias, como se representa el luto en las banderas, el grave error en la colocación de las banderas en el momento que el Rey mostraba sus condolencias -donde se le dio preferencia y precedencia a la bandera de Europa en vez de a la Nacional-, o, la chocante imagen de la Policía Local vestida con uniforme de diario portando el féretro de Suárez en la Catedral de Ávila.


Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

Posteriormente Olga nos pidió que nos juntásemos para trabajar en grupos, y así lo hicimos.
Cada grupo sería una empresa: Inditex, Iberia, El Corte Inglés y el Banco Santander fueron las elegidas, siendo nuestra tarea organizar un acto de la empresa asignada.
A mi grupo le tocó ser Iberia, empezamos con la idea de presentar una tarjeta de fidelización para los jóvenes pero terminamos jubilando a un piloto de la compañía; el homenajeado tendría una cena de despedida en un conocido hotel de Madrid en el que tras unas breves palabras del presidente de la compañía haciendo la labor de conductor del homenaje, seguidas por las de uno de sus ex compañeros y las de su cargo superior se le haría entrega de una maqueta del primer avión pilotado como recuerdo y agradecimiento de su trayectoria profesional. 
Fue así como comprobamos en primera persona la importancia de mantener la coherencia y de no desviarse del objetivo que persigue el acto, lo relevante que resulta decidir el lugar y lista de invitados o lo complejo que puede llegar a ser la organización de las distintas secuencias. Debemos prever y cuidar hasta el último detalle, ir más allá del acto en sí y pensar en factores externos a nosotros que podrían estropear todas las horas dedicadas a la organización. 
Y así, repasando y aplicando lo aprendido en las anteriores clases, dejando volar nuestra imaginación en la preparación del homenaje de despedida a nuestro piloto y escuchando las propuestas del resto de nuestros compañeros pusimos fin a un nuevo viernes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario