.

31 mar. 2015

La cultura y el branding. Exposiciones como medida de posicionamiento en el mercado.


Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña


Crónica de Daniel Maio

En la clase del sábado 21 de marzo del 2015 impartida por Fernando Prieto hemos conocido y aprendido de primera mano las experiencias y testimonios reales que se viven a la hora de gestionar y organizar una exposición (un evento), desde luego las clases del postgrado están en sintonía… Una exposición debe ser organizada por un profesional.

Realizar una exposición, permite a una empresa u organización la posibilidad de tener “visibilidad” ante sus públicos de interés. Es un momento idóneo para comunicar tanto producto, como proyecto y mensaje. Es importante tener presente que si el objetivo final del evento es la marca, entonces todas las acciones que se van a realizar deberían tratar de repercutir a nivel nacional.

            Fernando nos contó varias de sus vivencias, todas relacionadas con ese enigmático  edificio de cristal, brillante e inclinado, que yace frente a los jardines de Méndez Núñez de La Coruña. Escuchamos relatos fascinantes, por lo menos para aquellos que vivimos en la ciudad desde el año 2008. Relatos que van desde los 3 años de retrasos en la construcción de la edificación, por culpa de una super piedra gigante que fue encontrada en la base del edificio y que tuvo que ser disminuida con productos químicos, pasando por la complicaciones del soporte y mantenimiento de sus inclinados ascensores panorámicos, hasta llegar a los estándares de climatización a los que todos los museos del mundo deben responder y que son testados mediante auditorías trimestrales.

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña
            La cosa no quedó allí, también escuchamos las historias que suceden tras bastidores cuando hay inundaciones, o qué se necesita hacer para utilizar un montacargas para transportar seres humanos o cómo controlar el movimiento de flujos de entrada y salida de personas en eventos (importante recalcar si el auditorio se encuentra bajo suelo) y por último, pero no menos importante, las acciones para “Controlar la Foto”,es decir, cómo bloquear a determinadas personas para evitar el fenómeno conocido como “Pirañas de las Fotos”, que no es más que evitar que personas sin autorización aparezcan en fotos para ganar prestigio sin reconocimiento.

Es importante poner en relieve que por mucho que pensemos que todas las exposiciones o eventos son idénticos, nunca serán iguales. Lo que sí es cierto y siempre se cumplirá en cualquier circunstancia es que TODO IMPORTA… ¿Qué quiere decir esto? que una mancha de café puede desmontar un evento por completo y que es necesario SIEMPRE tratar al público con la deferencia que se merecen.

Si bien no todas las exposiciones o eventos son idénticos, si existe un esquema que podríamos tratar de implementar (y que en ocasiones puede variar) pero es un punto de partida:

  1. Equipo de Planificación
  2. Diseño de Campaña
  3. Campaña en Medios
  4. Presentación a Prensa
  5. Inauguración oficial
  6. Apertura al Público

            Como parte de la teoría aprendida en clase nos encontramos con:

Clavo a Clavo: Si la obra de arte se traslada de un sitio a otro se suele contratar un seguro para garantizar el perfecto mantenimiento del objeto durante toda la duración de la exposición: desde la preparación hasta el desmontaje. La póliza protege el transporte desde el lugar habitual hasta que regresa al mismo, incluida la estancia  en el museo o galería y el proceso de embalaje y desembalaje. Siempre será el mismo equipo el que realice el trabajo.

El Correo: Es esa persona que siempre acompaña a las obras en todas sus estancias, esta persona es la responsable de lo que suceda a la obra haciendo sobre todo hincapié en los transportes de la misma.

            Para finalizar, nos explicaron un truco: si la exposición es larga, conviene hacer un “refuerzo mediático” justo en la mitad de la duración del plazo para retomar la audiencia y la importancia.

            Algunos protocolistas sueñan con un ascensor de cristal que da vueltas incesantes dentro de una ola infinita… ¿Y tú, protocolista, con qué soñarás?


Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

No hay comentarios:

Publicar un comentario