.

31 mar. 2015

Visita a la Diputación Provincial de A Coruña y clase con su jefe de protocolo, Rafael Vidal

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

Crónica de Cristina Couto

Hoy salimos del aula para asistir a nuestra primera clase en un lugar de trabajo real. La visita a la Diputación de A Coruña nos permitió entender cuál es la misión de una entidad local y cuál es la actuación de un protocolista en un marco institucional. Rafael Vidal, Jefe de Protocolo de la Diputación de A Coruña, nos saludó afablemente uno a uno y nos invitó a ocupar uno de los escaños que componen el Salón de Plenos de la institución provincial. En esta sala, relató el origen y funciones de la Corporación  y nos desveló el significado de los símbolos presentes en la sala.

Continuamos la sesión en la Sala Juanjo Gallo, situada en la sexta planta. En ese momento, comenzó una sesión con dos partes muy diferenciadas: una primera parte de carácter teórico y una segunda parte de casos prácticos.

La parte teórica se centró en la asunción de conceptos tales como “normas y formas” y la normativa aplicable al protocolo institucional. Los contenidos pueden constituirse en agentes áridos, pero no ocurre si van acompañados de ejemplos y eso fue lo que hizo Rafael, trasladar normativa y definiciones a realidades cotidianas. El negro sobre blanco se transformó en situaciones variadas y variables.

La última parte de la sesión se centró en ejemplos prácticos. ¿Cómo haríais…?, preguntaba Rafael. Inmediatamente cada uno de nosotros intentaba dibujar las secuencias del acto en su mente y algunos, entre los que me incluyo, descubrían que no era tan fácil como mostraba la pluralidad de fotos a través de las cuales iba describiendo cada una de las fases del evento.

La ventaja de aprender de una persona que ha dedicado su vida al Protocolo, 42 años para ser más exactos, es que comprendes que cada acto que tengas que organizar constituirá un nuevo reto.

A lo largo de la sesión promovió el diálogo y el debate con los asistentes. En ese marco, le pregunté: Rafael, ¿no nos vas a contar anécdotas? Me miró, sonrió y continuó con la sesión. Sí, es cierto, el Jefe de Protocolo siempre es Jefe de Protocolo. Se contaron anécdotas ligeras, pero las otras, esas que siempre despiertan curiosidad y hacen que el receptor abra sus ojos  mostrando sorpresa, esas, esas…, se las reservó para el Jefe de Protocolo.


Bien hecho, Rafael.

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidade da Coruña

No hay comentarios:

Publicar un comentario