.

30 abr. 2016

El derecho al agradecimiento. 10 consejos

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Paula Méndez

Todo comunica, incluso el silencio. Y si hasta el silencio “habla”, es innegable que un “gracias” puede decir/transmitir/comunicar muchas cosas. Por eso he decidido escribir este post sobre el agradecimiento en el ámbito laboral y, más específicamente, en la organización de eventos.

He intentado “googlear” algo así como: “cartas de agradecimiento a compañeros” para buscar algunos ejemplos y me he encontrado con esto:

Protocolo, Comunicación e Imagen Corporativa. Universidad de A Coruña


A lo que se le suma  un sinfín de ejemplos de “cartas de agradecimiento por la asistencia a bodas” y casi nada a la hora de agradecer a las personas que trabajan con nosotros.

Un amigo me contó una vez que su madre le dio un consejo infalible para ligar, “Si quieres conquistar a una chica, escríbele una carta a mano. No fallará”. No sé si esta regla tiene excepciones, pero lo que sí es cierto es que no dejará indiferente a nadie. Yo siempre he creído que hacer sentir a la gente diferente es una forma de metérnoslos en el bolsillo y hacer que te recuerden. Y en este caso, escribir una carta de agradecimiento a nuestros compañeros puede ser una forma de motivar y de felicitar a las personas que hacen bien su trabajo, ¡y con un poquito de suerte una forma de volver a contar con ellos la próxima vez que organicemos un aniversario, inauguración, premio…!

“Al igual que se hace un cronograma, la elección de un programa musical o elaboramos un libro de ruta no podemos pasar por alto el dar las gracias.”


¿Por qué dar las gracias? 

1. Conseguir que nuestros empleados o compañeros se sientan a gusto, que vean valorado su trabajo, implicación y dedicación.  ¿Quizá pueda verse como un poco de marketing emocional? ¡NO! En todo caso, por hacer una comparación, podríamos relacionarlo con el derecho premial, “recompensa ante un comportamiento bondadoso fuera del ámbito militar”. Recompensar lo que está bien hecho.

2. Dar las gracias también puede suponer un proceso de reflexión interna y de ayuda para evaluar el resultado de un evento.

3. Fidelizar. Que quieran volver a trabajar con nosotros y que cuenten con nosotros para otros proyectos. Y si somos creativos incluso puede servir para la difusión promocional de la empresa: “Oh, has visto la tarjeta de agradecimiento de…”

Consejos a la hora de redactar una carta de agradecimiento

1. Ten claro el público al que va dirigida la nota y el canal
No es lo mismo una carta de agradecimiento para una persona de 62 años que para alguien de 23.

2. Personalízala

Empezar dirigiéndote a esa persona por su nombre y no con un simple: “Querido compañero, empleado…”

3. Sé creativo
¡Ojo!, creativo no implica gastar mucho dinero, con papel y bolígrafo se pueden hacer maravillas. El objetivo es que la persona que recibe el agradecimiento se sorprenda (y no solo porque pueda resultar extraño que te den las gracias o te feliciten por tu trabajo)

4. Escríbela a mano
Siempre es un valor añadido.

5. ¡No te olvides de contextualizarla!
¿Por qué estás dando las gracias?, ¿cuál fue el evento?, ¿cuándo?...

6. Asegúrate de que llega a tiempo
Si llega 5 meses después puede que ni el destinatario se acuerde de qué le estás agradeciendo.

7. Sé específico y auténtico
Ten claro el motivo de agradecimiento. “Gracias por tu buen trabajo” puede sonar a un corta y pega.

8. ¡Firma!
Firma la carta de tu puño y letra

El agradecimiento es algo que no debemos obviar por muy  manido que parezca; es algo importante y que no nos llevará mucho tiempo. “Preparación larga… Ejecución corta”.

Gracias por leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario