.

12 may. 2016

Cuatro hilillos de plastilina

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Post de Samuel Pereiro
“Las actuaciones en comunicación en las organizaciones se han multiplicado; los soportes y las posibilidades de respuesta del público, también. Los departamentos clásicos de proyección, de organización y producto, de identidad y marca, han transformado sus estructuras y reformado sus ámbitos de actuación; han ampliado la nómina de expertos y han asistido a una reorganización en el mismo sentido que han vivido las empresas de comunicación informativa al dejar de elaborar producto para un solo soporte” (Túñez,2002:13).
Desde esta perspectiva de cambio y reestructuración en el mundo de la comunicación, el ámbito de la comunicación corporativa es fundamental para establecer un proceso de interacción social directo o mediado, pero también podría entenderse como un conjunto de técnicas y actividades. Es aquí donde se llevan a cabo una serie de estrategias para implementar un mensaje y una serie de modelos que han ido evolucionando con el tiempo para ofrecer una gama de posibilidades diferentes. Pero, ¿qué pasa si cometemos un error?, ¿si el mensaje no ha llegado como nosotros queríamos o simplemente no ha llegado? Sencillamente, que tenemos un problema muy gordo. Pero incluso las crisis pueden servir para revertir la situación y obtener nuevas oportunidades. Tendrá mucho que ver con lo bien o mal que hayamos trabajado en la sombra, en nuestro Plan de Comunicación, en nuestras acciones, nuestra RSC y nuestra identidad y valores.

Protocolo, comunicación e imagen corporativa. Universidad de A Coruña

Por tal motivo, cuando algo va mal hay que reaccionar con rapidez sin perder el norte y ser honestos. Ante esta situación a la que nadie quiere enfrentarse, hay un componente emocional que incide en la gestión. Y es aquí donde cobra especial relevancia el Dircom y su capacidad de actuación. La comunicación en este caso es fundamental, aumenta la demanda de información y es necesario darla, porque si no, se va a buscar en otro lado.

La intervención y comunicación de crisis comienza antes de que la crisis aparezca, para ello existen una serie de indicadores y de índices que evalúan las respuestas y dibujan una idea de lo que se está produciendo (cuán importante es la gestión de redes sociales), ante lo que tendremos que actuar. Si la hay, previamente a que se produzca en todo su apogeo, se construye el Plan, renovándolo constantemente porque es nuestra razón de ser. La gravedad de la crisis va a determinar si hemos estado a la altura, si hemos tenido todo en cuenta o no; y si al final, vamos a sacar cierto beneficio cuando vienen mal dadas por razones internas o externas. En caso contrario, lo único que podremos esgrimir será algo así como que “sólo son cuatro hilillos de plastilina”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario